25 de diciembre de 2013

Legisladores iraníes proponen proyecto de ley para enriquecer uranio al 60 por ciento

Por Parisa Hafezi

ANKARA, 25 dic, 25 Dic. (Reuters/EP) -

- Legisladores de línea dura de Irán buscan aumentar el enriquecimiento de uranio del programa nuclear del país a un nivel que podría producir material para la fabricación de una bomba, dijo el miércoles un sitio web gubernamental.

El proyecto de ley podría llevar a Teherán a un conflicto diplomático directo con las grandes potencias que llegaron a un acuerdo interino con Irán el mes pasado en Ginebra, que exige la suspensión del enriquecimiento de uranio a un alto grado de parte de Teherán.

Sin embargo, la autoridad más poderosa de la República Islámica, el líder supremo ayatolá Ali Khamenei, ha apoyado el acuerdo hasta ahora.

Los representantes de línea dura, enojados por el cambio en la política exterior desde la elección del moderado Hasan Rouhani como presidente en junio pasado, se oponen al acuerdo de Ginebra.

De aprobarse el proyecto de ley presentado el miércoles, "obligará al Gobierno a (...) enriquecer uranio a un nivel del 60 por ciento para entregar combustible a turbinas submarinas si las sanciones se endurecen y los derechos nucleares de Irán son ignorados (por las grandes potencias)", dijo el legislador de línea dura Mehdi Mousavinejad, según el sitio web en inglés Press TV.

Se desconocía si había una fecha para que el Parlamento discuta el proyecto de ley pero la agencia oficial de noticias IRNA dijo que fue presentado por unos 100 legisladores y que recibió una calificación de "doble urgencia", lo que significa que podría ser abordado dentro de una semana.

"El proyecto de ley pretende dar una mano a nuestro Gobierno y el equipo negociador (...) le permitirá al Gobierno continuar con nuestro programa nuclear si el acuerdo de Ginebra fracasa", dijo Hossein Taghavi Hosseini, portavoz de la comisión de Seguridad Nacional y Asuntos Exteriores del parlamento, según citas publicadas por IRNA.

El acuerdo del 24 de noviembre busca dar a Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Gran Bretaña, Alemania e Irán unos seis meses para negociar un arreglo final para el conflicto de una década, aliviando los temores sobre la posibilidad de una nueva guerra en Oriente Medio.

)