24 de febrero de 2014

Libia coloca a ministerios bajo presupuesto especial ante derrumbe de ingresos del crudo

Por Feras Bosalum y Ulf Laessing

TRIPOLI, 24 feb, 24 Feb. (Reuters/EP) -

- Libia puso a algunos ministerios de su Gobierno bajo unas normas especiales de gasto debido a que la fuerte caída de sus ingresos por ventas del petróleo ha retrasado la redacción de un nuevo presupuesto este año, dijeron funcionarios y expertos, poniendo de relieve la grave situación de las finanzas públicas del país.

Una ola de protestas en yacimientos petroleros y puertos ha provocado un derrumbe de la producción de crudo a 230.000 barriles por día (bpd) desde 1,4 millones de bpd en el verano boreal pasado, impactando las finanzas públicas de la nación, dado que las exportaciones del combustible son la única fuente de ingresos del exterior para Libia.

Algunos ministerios ya tienen problemas para pagar por sus cuentas ante las demoras del Parlamento en aprobar el presupuesto para el 2014, dijo el domingo un ministro. Las carteras están ahora bajo una norma presupuestaria especial llamada 1/12 que les permite continuar con sus gastos sólo mes a mes, dijo el Gobierno.

Bajo la normativa, los ministerios reciben una suma basada en el promedio mensual del año pasado para seguir pagando sus cuentas básicas, dijo Abdelsalam Ansiya, que hasta este mes encabezaba la comisión financiera del Parlamento.

Pero el funcionario indicó que incluso este sistema es problemático porque no hay un presupuesto aprobado para respaldar los pagos.

El Gobierno también financiará los gastos con dinero originalmente destinado a proyectos de infraestructura.

Pero cualquier recorte en proyectos de infraestructura podría avivar las tensiones sociales en Libia, en momentos en que el país necesita desesperadamente nuevas carreteras, universidades y escuelas tras la destrucción dejada por la revuelta del 2011.

Las disputas entre el Gobierno y el Parlamento ya han bloqueado los desembolsos para numerosos proyectos.

A las potencias occidentales les preocupa que Libia caiga nuevamente en el caos, ya que las milicias que ayudaron a derrocar a Muammar Gaddafi en el 2011 se mantuvieron armadas para ejercer el control de bloques petroleros o ministerios, a fin de hacer cumplir sus demandas políticas y financieras.