31 de agosto de 2009

Líder checheno demanda a una ONG por acusación de asesinato

Por Aydar Buribayev y Darya Zhdanova

MOSCU (Reuters/EP) - El líder checheno Ramzan Kadyrov inició el lunes el proceso legal para reclamar 10 millones de rublos (unos 221.000 euros) por daños contra el presidente de un grupo de derechos humanos ruso que asegura que ordenó el asesinato de una de sus activistas.

Natalia Estemirova, que trabajaba para el grupo de derechos humanos Memorial, fue secuestrada el 15 de julio cerca de su casa en la región de Chechenia, murió tiroteada y su cadáver fue abandonado en la vecina Ingusetia.

El incidente fue condenado internacionalmente y el presidente ruso, Dimitry Medvedev, se comprometió a encontrar a los asesinos.

El presidente de Memorial, Oleg Orlov, dijo en un comunicado tras la localización del cadáver que Kadyrov era responsable de asesinato, diciendo que Estemirova se había convertido en su "enemigo personal".

El abogado de Kadyrov, Andrei Krasnenkov, dijo a Reuters que solicitó en una audiencia preliminar de un tribunal moscovita el lunes que Memorial retirara las acusaciones y que Orlov y la organización paguen cada uno cinco millones de rublos en concepto de daños.

"La gente que irresponsablemente aunque de manera totalmente consciente calumnia al líder de toda una región debería dar explicaciones", dijo Krasnenkov a Reuters por teléfono tras la vista.

"Tuve la impresión de que querían una tercera guerra chechena", agregó.

Rusia combatió contra los separatistas chechenos en dos guerras desde mediados de la década de 1990. Una serie de atentados suicidas y ataques contra las fuerzas de seguridad en los últimos meses han acabado con los pocos años de calma relativa que siguieron a los conflictos bélicos.

"REPTILES MUDOS"

El abogado de Orlov, Genri Reznik, dijo que su cliente había ofrecido simplemente su opinión razonada y que llevarlo ante los tribunales supone un ataque contra la libertad de expresión.

"Si las personas que expresan y respaldan sus opiniones son amordazadas nos convertiremos en reptiles mudos", dijo Reznik a Reuters Television. "La libertad de expresión es un principio consagrado en la Constitución", añadió.

Cuando se le preguntó si aún piensa que Kadyrov ordenó el asesinato de Estemirova, Orlov respondió: "Creo que esa es la versión de los acontecimientos que tiene que ser seriamente examinada. Es obvio que tiene responsabilidad política".

Grupos de derechos humanos dijeron que el asesinato ilustra el clima de temor con el que Kadyrov, un ex rebelde leal al Kremlin, gobierna la región.

"Todos estamos convencidos de que Orlov está totalmente equivocado, que lo que dijo no es verdad y que el tribunal demostrará que eso es así", dijo el portavoz de Kadyrov, Alvi Kerimov, por teléfono.

Kadyrov ha negado en repetidas ocasiones que esté detrás de una serie de muertes de críticos a su liderazgo, aunque dice que tiene que utilizar métodos duros para combatir a los rebeldes islamistas.

Medvedev este mes pidió a Kadyrov que encuentre y castigue a los responsables de los asesinatos, cuyo objetivo -dijo- es desestabilizar la situación en el Cáucaso norte.

El viernes, Medvedev se entrevistó con líderes del Cáucaso norte, que le advirtieron que toda la región se había sumergido en el extremismo islamista y que estaban esforzándose para combatirlo.