15 de agosto de 2009

Líder supremo de Irán designa nuevo jefe del poder judicial: TV

Por Zahra Hosseinian y Hossein Jaseb

TEHERAN (Reuters/EP) - El líder supremo de Irán designó el sábado al ayatolá Sadeq Larijani como el nuevo jefe del poder judicial, reportó la televisión estatal.

Algunos sitios web reformistas reportaron recientemente que Larijani estaba reacio a aceptar el cargo debido a los arrestos masivos de moderados durante los disturbios generados tras las disputadas elecciones presidenciales del 12 de junio.

Larijani enfrentaría controversia inmediatamente. La agencia semi oficial de noticias ISNA dijo que un nuevo juicio de 25 partidarios de oposición detenidos tras la elección podría empezar el domingo 25 de agosto.

Larijani, hermano del presidente del Parlamento, Ali Larijani, y miembro del organismo de vigilancia constitucional de línea dura, el Consejo de los Guardianes, reemplazaría al ayatolá Mahmoud Hashemi-Shahroudi, cuyo período de 10 años en el cargo ha terminado.

El líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei, dijo a Larijani a través de una carta que espera que el poder judicial prospere bajo su mando. Larijani, un clérigo nacido en la ciudad iraquí de Najaf, serviría en el puesto por un período de cinco años.

Irán arrestó a cientos de personas tras la elección presidencial, en medio de los peores disturbios registrados en el país desde la Revolución Islámica de 1979.

Después de que la policía y las fuerzas de seguridad controlaran los disturbios en las calles, los gobernantes sometieron a juicio a mas de 100 activistas moderados, a pesar del daño que pueda implicar en la legitimidad del Gobierno y en las relaciones con Occidente.

Cerca de 25 detenidos más serán juzgados el domingo, reportó ISNA, sin entregar los nombres. Serán el tercer grupo en aparecer en la corte.

Mirhossein Mousavi y Mehdi Karoubi, quienes se presentaron como candidatos a la presidencia, dicen que las votaciones fueron manipuladas para asegurar la reelección del presidente Mahmoud Ahmadinejad, pero las autoridades aseguran que fueron las elecciones más transparentes que se hayan realizado en el país.

Los derrotados candidatos indican que 69 personas murieron en la violencia provocada tras las votaciones. El número es más del doble que la cifra oficial de 26 personas fallecidas.