22 de abril de 2016

Lizarrán, la franquicia con esencia española que cruza fronteras

Lizarrán, la franquicia con esencia española que cruza fronteras
NOTIMÉRICA

MADRID, 22 Abr. (Notimérica) -

La popularidad de la gastronomía española ha sido la gran baza de Lizarrán. Esta marca, con más de 25 años de historia y 16 como franquicia, es uno de los gigantes del mercado español, lo que la ha convertido en protagonista de 'Expofranquicia 2016', la feria de referencia a nivel mundial que se celebra en el recinto madrileño de IFEMA (España) del jueves 21 al sábado 23.

Desde sus inicios, Lizarrán se ha presentado como "el bar de toda la vida", tal y como explicó el responsable de Expansión Alejandro Bermúdez.

No obstante, esta franquicia, famosa por sus pinchos, tapas, raciones y cerveza, ha tenido que adaptarse a las demandas culturales y sociales para así expandirse fuera de las fronteras españolas.

"No perdemos nuestro toque, la esencia española, pero para introducirnos en nuevos mercados hemos tenido que adaptar el concepto inicial que funciona en España, aunque siempre teniendo como prioridad a la cultura y la comida españolas", declaró Bermúdez.

Por ello, su estrategia de franquicias fuera de España se basa en 'partners' locales, a quienes les ofrecen la formación necesaria para poder estudiar conjuntamente el mercado del país de destino y adaptar el concepto de Lizarrán a dicho lugar. Esto, de acuerdo con el responsable de Expansión, les permite "no tener límites".

De hecho, las pruebas apoyan el éxito de su idea. En la actualidad, Lizarrán cuenta con más de 250 establecimientos en más de 15 países, entre los que destacan Japón, Rusia o China.

En el caso de Iberoamérica, la franquicia tiene presencia en México, Panamá y Ecuador, aunque no descartan ampliar su red en la región.

A pesar de esto, según Bermúdez, "en estos momentos nuestros principales objetivos de expansión son Galicia -en España- y Portugal".

Así, con su "formación completa y asesoramiento continuado", así como su "política de I+D basada en la mejora constante de productos y proveedores", Lizarrán pretende seguir creciendo como lleva haciéndolo desde hace casi dos décadas, sin olvidarse de la "esencia española" que le ha propulsado al éxito.