La mexicana PLH confirma negociaciones con Dogus para la compra del hotel Villa Magna

La mexicana PLH confirma negociaciones con Dogus para la compra del hotel Villa Magna
22 de noviembre de 2018 EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

RLH Properties ha confirmado que se encuentra en un proceso de "negociaciones exclusivas" con el grupo turco Dogus, actual dueño del hotel Villa Magna de Madrid, para adquirirlo "sin que a la fecha exista un acuerdo vinculante al respecto", según ha comunicado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

El grupo mexicano aclara que constantemente se encuentra analizando oportunidades de inversión en activos hoteleros de alta gama, como parte de la estrategia de crecimiento implementada desde su creación, y que como es habitual al analizar una oportunidad en el mercado, las negociaciones suelen llevarse a cabo en estricta confidencialidad en la medida en que no se concreten.

Asimismo, RLH señala que en el caso de concluir de manera exitosa las negociaciones, se informará al mercado de la operación que estaría sujeta a la aprobación de los accionistas de RLH.

El grupo turco Dogus ha puesto en venta varios de sus hoteles de lujo del sur de Europa, entre los que también se encuentran el Palacio de Capri, el Hotel Villa de Dubrovnik, el gran Hyatt de Estambul y el hotel Aldrovandi Villa Borghese de Roma, entre otros activos.

UNO DE LOS MÁS EMBLEMÁTICOS DE LA CAPITAL.

El Villa Magna, de cinco estrellas y 150 habitaciones, fue adquirido en marzo de 2016 por el 'holding' turco Dogus, presente en negocios financieros, de automoción, construcción, medios de comunicación y turismo, al empresario portugués Pedro Queiroz propietario de la firma Sodim.

La adquisición se cerró entonces por 180 millones de euros en la que fue la mayor operación en España en precio por habitación (1,2 millones por habitación), desbancando a la adquisición del Hotel Arts, del Westin Palace o, la más reciente, del Ritz, que Olayan y Mandarin cerraron en 2015.

Sodim adquirió el Villa Magna en 2001 a la japonesa Shirayama por 80 millones de euros. Éste se sometió a una reforma integral durante dos años y volvió a abrir sus puertas en enero de 2009.

Contador