12 de diciembre de 2013

La Cámara de Diputados de México aprueba la reforma energética

La Cámara de Diputados de México aprueba la reforma energética
REUTERS

MÉXICO DF, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La Cámara de Diputados de México ha aprobado este jueves, en lo general y en lo particular, la reforma energética, que ha generado un intenso debate porque abre la puerta a la entrada de capital privado en la explotación de los hidrocarburos del país iberoamericano.

   Después de doce horas de debate, los diputados mexicanos han aprobado el borrador con 353 votos a favor --los del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Acción Nacional (PAN), el Partido Nueva Alianza (PANAL) y Los Verdes-- y 134 en contra, los del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano (MC).

   La discusión en la sede legislativa apenas ha durado 24 horas, pero ha estado llena de sobresaltos. A última hora del miércoles comenzó con medio centenar de parlamentarios de PRD, PT y MC tomando el salón de plenos y bloqueando los accesos, aunque finalmente tuvieron que abandonarlo.

   Ya en pleno debate, el diputado del PRD Antonio García Conejo se ha desnudado para escenificar el expolio que, según denuncia su partido, supondrá la reforma energética para los mexicanos. "¡De esto no me van a poder despojar!, ¡Solamente me queda esto!", ha gritado.

   Además, se ha producido un enfrentamiento físico entre la diputada del PRD Karen Quiroga y la del PRI Landy Bergunza. Quiroga ha dado un puñetazo a Bergunza obligándola a abandonar la discusión parlamentaria. "¡Golpeadora!", ha gritado la bancada oficialista a la opositora cuando ha emitido su voto.

   Con la votación de hoy se ha resuelto el trámite en el Congreso federal, ya que ayer los senadores mexicanos dieron su visto bueno en lo general y en lo particular a la reforma energética con 81 votos a favor y 20 en contra, con el mismo reparto de fuerzas políticas.

   Ahora, el proyecto de ley se someterá a votación en los congresos estatales para que lo ratifiquen. Para que pueda convertirse en norma jurídica deberá conseguir el 'sí' de al menos 16 de los 31 estados mexicanos.

IDAS Y VENIDAS

   El pasado sábado, los principales partidos políticos mexicanos finalmente consiguieron llegar a un acuerdo para redactar el borrador de la reforma energética, después de una semana de intensas negociaciones entre PRI y PAN.

   Estaba previsto que el borrador llegara a las comisiones del Senado el pasado miércoles, pero a lo largo de estos días ha sido imposible debido a las diferencias entre las fuerzas políticas e incluso a problemas de forma en la convocatoria de las reuniones.

   Los sucesivos aplazamientos de la reunión de las comisiones senatoriales llevaron el pasado viernes a las fuerzas políticas de la cámara alta a cancelarla de forma indefinida para permitir que el diálogo continuara sin la presión del calendario.

   Según ha trascendido, en realidad las negociaciones han estado protagonizadas por el PRI y por el PAN y se han centrado en cómo articular la participación privada en los hidrocarburos mexicanos. El partido gobernante proponía la fórmula de las licencias y el opositor la de las concesiones.

   "El diferendo entre PRI y PAN en torno a la reforma energética es solamente por cómo se reparten el botín petrolero", advirtió el senador del PRD Alejandro Encinas, en declaraciones recogidas por el diario mexicano 'La Jornada'.

EL ACUERDO

   Finalmente, el acuerdo se ha resuelto con varias modalidades de contratación con las empresas públicas de hidrocarburos, entre los que el sector privado podrá optar dependiendo del tipo de actividad que vaya a llevar a cabo.

   Así, "podrán ser de servicios, de beneficios o producción compartidos, o de licencia, para llevar a cabo, por cuenta de la Nación, las actividades de exploración y extracción del petróleo y de los hidrocarburos sólidos, líquidos o gaseosos"

   Otro de los escollos de la negociación han sido las formas de remuneración que serán "en efectivo, para los contratos de servicios; con un porcentaje sobre el beneficio, para los contratos de beneficio compartido; con un porcentaje sobre la producción, para los contratos de producción compartida; con la transmisión onerosa de los hidrocarburos una vez hayan sido extraídos del subsuelo, para los contratos de licencia; o cualquier combinación de las anteriores".

   "El Estado mexicano escogerá la modalidad de contraprestación atendiendo siempre a maximizar los ingresos para lograr el mayor beneficio para el desarrollo de largo plazo", reza el borrador, difundido a través de la página web del Senado.

   En cuanto a la adjudicación, "los contratos serán otorgados a través de mecanismos que garanticen la máxima transparencia, por lo que se preverá que las bases y reglas de los procedimientos que se instauren al efecto sean debidamente difundidas y públicamente consultables".