2 de junio de 2011

El Gobierno mexicano no rescatará Mexicana de Aviación mientras existan inversores interesados

Los posibles inversores tienen hasta el 5 de agosto para presentar sus propuestas

MÉXICO DF, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno mexicano no rescatará a Mexicana de Aviación mientras "haya grupos de inversionistas interesados" en adquirir la aerolínea, actualmente en concurso de acreedores, ha afirmado el secretario del Trabajo, Javier Lozano.

La quiebra de la compañía a finales de agosto de 2010 dejó en tierra a 6,6 millones de pasajeros y provocó la cancelación de 107.884 vuelos, según la Confederación Nacional Turística (CNT) del país.

En rueda de prensa el mandatario rechazó "cualquier posibilidad" de rescatar la empresa, que suspendió sus operaciones en agosto de 2010, como han solicitado los trabajadores de 'handling' de la compañía aérea en una protesta esta semana en el aeropuerto de la capital mexicana.

Según recoge la prensa mexicana, Lozano aclaró que "no se deben despertar falsas expectativas" a través de rescates financieros con cargo al erario público mientras "haya grupos de inversionistas interesados".

El rescate es una figura legal que permite al Gobierno mexicano asumir el control de empresas estratégicas en riesgo de huelga y garantizar el servicio y la continuidad de sus operaciones.

"Existen posibilidades de una solución", insistió, para añadir que el Gobierno "no ha descansado un solo día" para que la compañía vuelva a operar.

Lozano negó que las autoridades mexicanas "apuesten a la quiebra de la empresa" para favorecer a otras aerolíneas del país.

Mexicana se encuentra en un proceso de concurso mercantil, si bien varios grupos han mostrado su interés por participar en el plan de rescate impulsado por el Gobierno --entre ellas Avanza Capital, Iván Barona, Altus Prot y la mexicana TG Group-- y un grupo de inversores mexicanos mostró su intención de comprar la aerolínea.

Precisamente, el pasado viernes el administrador de Mexicana amplió el plazo para la presentación de los expedientes de los grupos interesados en adquirir la aerolínea con el fin de que puedan completar la documentación y evitar la quiebra de la aerolínea.

SE AMPLÍA EL PLAZO HASTA EL 5 DE AGOSTO.

De esta forma, el 5 de agosto finalizará el plazo para agotar el concurso mercantil. No obstante, Lozano apuntó que "si en las próximas semanas no hay claridad en la integración de los requisitos sí podría hablarse de quiebra".

"Lo más importante es que el grupo que resulte ganador demuestre la disponibilidad de los 250 millones de dólares (173,4 millones de euros), aspecto que hasta el momento ninguno de los cuatro grupos interesados ha podido sustentar", concluyó.

La aerolínea, una de las dos más importantes del país, arrastra una deuda de más de 1.000 millones de dólares (693 millones de euros) y tiene un administrador designado por el Gobierno, además de un conciliador por el juez que lleva el caso.

Pese a la dificultad de medir el impacto de su quiebra en la economía nacional ésta se sitúa por encima de los 100 millones de dólares (69,3 millones de euros), a lo que hay que añadir una caída del gasto de 203,1 millones de dólares (140 millones de euros) por el descenso de la entrada de turistas por avión, según la CNT.