18 de marzo de 2007

México.- México reconoce que la situación de sus reservas de crudo es crítica

CIUDAD DE MÉXICO, 18 Mar. (EP/AP) -

Directivos de Pemex, el monopolio petrolero estatal mexicano, revelaron hoy que éste se encuentra en situación "crítica", ya que las reservas de crudo cayeron del equivalente a 9,7 años de producción a 9,3, y la producción diaria descendió un 2,3 por ciento, hasta cerca de 3,2 millones de barriles en el 2006.

En una valoración inusualmente crítica en la ceremonia del 18 de marzo, que conmemora el aniversario de la expropiación petrolera, directivos de la compañía --conocida formalmente como Petróleos Mexicanos-- dijeron que ésta tenía que volverse más eficiente, incrementar la exploración y conseguir inversión y expertos extranjeros.

"La situación de Petróleos Mexicanos es crítica y amerita atención inmediata", dijo el director ejecutivo de Pemex, Jesús Reyes Heroles, quien compareció en la ceremonia conmemorativa del 69º aniversario, celebrada en el estado de Veracruz.

"Sin embargo, debemos ser conscientes de que esta situación no puede perpetuarse", expresó la secretaria de energía, Georgina Kessel, en referencia a las políticas que prohíben a Pemex concertar asociaciones y alianzas, usa sus ingresos para financiar el presupuesto federal y le permiten reinvertir fondos relativamente escasos en sí misma.

"En la actualidad, los principales yacimientos de nuestro país se encuentran en etapa de decline", afirmó Kessel. A finales de 2006, las reservas demostradas eran un 5,8 por ciento menores que el año anterior. La producción en Cantarell, el yacimiento más grande del país, descendió un 11,9 por ciento en 2006.

"Tenemos que impulsar y fomentar la inversión complementaria en el desarrollo de los proyectos de infraestructura energética, especialmente en las áreas del conocimiento científico y tecnológico", afirmó con cautela para no violar los artículos constitucionales que prohíben la inversión privada y extranjera en la compañía.

"De no enfrentar y resolver la problemática que representan estos retos, la situación de Petróleos Mexicanos se podría volver insostenible en el largo plazo", expresó Kessel.

A las compañías privadas actualmente se les permite servir como contratistas externos para Pemex en proyectos específicos, y el presidente Felipe Calderón aseguró que no hay planes para la privatización del sector.

"Pemex no se privatizará y seguirá siendo siempre de todos los mexicanos", dijo Calderón. "México tiene que invertir, e invertir seriamente, en exploración, y cambiar radicalmente esta situación", añadió.

Sostuvo que una opción era formar alianzas estratégicas para explorar lo que podrían ser nuevas reservas en aguas profundas del Golfo de México.