27 de septiembre de 2007

México.- El presidente mexicano aplaza la subida del precio de los combustibles

CIUDAD DE MÉXICO, 27 Sep. (EP/AP) -

El presidente de México, Felipe Calderón, anunció ayer su decisión de cancelar la entrada en vigor el próximo mes de octubre de la subida del precio de combustibles incluida en una reforma fiscal recién aprobada. Se trata de un intento del mandatario por evitar graves impactos en la economía de los mexicanos.

"Un aumento en las gasolinas generaría un impacto aún mayor en los bolsillos de los mexicanos, especialmente de las familias con menores ingresos y debemos evitarlo", declaró el presidente en rueda de prensa.

El Congreso aprobó este mes con ciertas modificaciones la reforma fiscal que había propuesto Calderón, y que entre otras cosas incluye la aplicación de un incremento gradual a la gasolina y el diésel.

Los legisladores avalaron un impuesto del 5,5 por ciento en gasolina y diésel que se aplicará de manera gradual en un periodo de 18 meses, es decir unos dos centavos de pesos mensuales. El incremento comenzaría en octubre, aunque algunos gobernadores e incluso diputados y senadores habían pedido al presidente retrasar su entrada en vigor. El dinero que se recaude por ese nuevo impuesto se iba a destinar a los diferentes estados del país.

Acompañado de su gabinete económico, Calderón dijo que desafortunadamente la discusión y aprobación de la reforma fiscal se realizó "en un entorno de ajuste de precios internacionales de diferentes productos, entre ellos el trigo, que afecta a la economía familiar".

El mandatario añadió que, junto a la gasolina y el diésel, se cancelará en 2007, cualquier incremento al gas LP y a la electricidad, y que tomaba esta decisión, a pesar de que conlleva "un elevado costo para las finanzas públicas".

Sin embargo, añadió, "para mi Gobierno es prioritario el respaldar la economía popular y evitar que se genere una escalada de precios que perjudique a la gente". En un discurso televisado ayer por la noche, Calderón reiteró su compromiso de detener los aumentos de los precios de combustibles. "Para mi gobierno es prioritario (...) evitar que se genere una escalada de aumentos de precios que perjudique a nuestro país", dijo.