15 de agosto de 2009

Micheletti llama a apoyar elecciones de Honduras

TEGUCIGALPA (Reuters/EP) - El presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, llamó el sábado a la población a respaldar las elecciones presidenciales, un día después de que el depuesto Manuel Zelaya exhortó a los ciudadanos a impedir los comicios.

Zelaya, sacado del poder a punta de fusil el 28 de junio, dijo el viernes que las elecciones del 29 de noviembre serán usadas por el Gobierno de facto para legitimarse y no pagar por su derrocamiento.

Micheletti dijo en una ceremonia ante militares en la norteña ciudad de San Pedro Sula que las elecciones servirán para defender la democracia.

"Yo quiero pedirles que el 29 de noviembre vayamos todos y todas las hondureñas a votar en las próximas elecciones", dijo. "Así le demostraremos al mundo entero que lo que se hizo el 28 de junio fue precisamente para defender nuestra democracia", agregó.

Zelaya fue arrestado la madrugada del 28 de junio por soldados y sacado por la fuerza en pijama hacia Costa Rica, cuando buscaba realizar una consulta popular en busca de reformar la constitución y posibilitar su reelección, algo que violaría las leyes locales, según sus opositores.

Ahora, Zelaya está visitando países de la región en busca de apoyo para su restitución y una condena para la administración interina de Micheletti.

Las autoridades electorales han mantenido el cronograma para los comicios, convocados antes del golpe de Estado, y los candidatos se preparan para el inicio de la campaña, intentando sortear el tema de la crisis política.

Los principales candidatos son Porfirio Lobo, del Partido Nacional, opositor a Zelaya, y Elvin Santos, del Partido Liberal del mandatario derrocado. Santos fue vicepresidente de Zelaya, pero se oponía a su idea de hacer una consulta popular que abriera paso a la reelección presidencial.

Partidarios del mandatario depuesto han protagonizado marchas, en su mayoría pacíficas, en un intento de presionar a Micheletti, pero en algunas manifestaciones ha habido enfrentamientos con la policía.

El sábado, centenares de partidarios de Zelaya marchaban nuevamente y se concentraban en las cercanías del aeropuerto Toncontín de Tegucigalpa, donde murió un simpatizante el 5 de junio cuando el gobernante depuesto intentó aterrizar en un avión, pero los militares se lo impidieron.

Dos personas han muerto durante protestas en el país desde la destitución de Zelaya.