15 de agosto de 2009

Moderado apoyo a primer año gestión presidente Paraguay: sondeos

ASUNCION (Reuters/EP) - El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, mantiene un moderado apoyo a su gestión al cumplir un año de mandato, dijeron dos sondeos de opinión publicados el sábado.

Las encuestas publicadas en dos diarios de Asunción coinciden en que el nivel de aceptación a la gestión del mandatario muestra una escasa variación en comparación a sondeos realizados a finales del 2008.

Sin embargo, destacan el crecimiento del sector de la población que se muestra disconforme y decepcionada.

Lugo, un ex obispo católico de ideas socialistas, asumió el cargo con una aceptación cercana al 80 por ciento y generó gran expectativa hacia su Gobierno por sus promesas de combatir a la corrupción y dar prioridad a la lucha contra pobreza.

En el sondeo de la firma GEO, publicado por Ultima Hora, el 51,1 por ciento de los consultados califica como "regular" el primer año de gestión de Lugo, mientras que el 23,3 lo considera "bueno o muy bueno" y el 23,6 "malo o muy malo".

"El tímido apoyo con la calificación mayoritariamente regular le favorece (a Lugo)", señala al matutino, que agrega que si bien el mandatario mantiene en alto nivel su popularidad, la misma se ha reducido en el último año.

Por su parte, el estudio elaborado por la consultora Ati Snead y publicado por el diario La Nación reveló que un 41,5 por ciento aplicó la nota "regular" al Gobierno, mientras el 25 por ciento opinó que su desempeño es "bueno o muy bueno" y un 32,7 lo calificó de "malo o muy malo".

Un 39 por ciento dijo confiar en el Gobierno de Lugo, mientras un 33 por ciento señaló estar decepcionado.

Las encuestas destacaron como puntos positivos del Gobierno la implementación de la atención médica gratuita y el acuerdo firmado recientemente con Brasil sobre la administración de la hidroeléctrica binacional Itaipú, que triplicará el monto que Paraguay recibe por la energía que vende a su vecino.

Entre los puntos negativos sobresalen la inseguridad y el desempleo, cuyo combate es señalado como uno desafío principal para el próximo año junto con lucha contra la pobreza.

Lugo, de 58 años, derrotó en las urnas al conservador Partido Colorado, lo que significó una alternancia en el Gobierno por primera vez en seis décadas.

El mandatario admitió en un mensaje televisado la noche del viernes no estar satisfecho pese a los logros alcanzados, y aseguró que "en este segundo año, el Gobierno debe ofrecer resultados aún más claros y ya no hay excusas".

"Quiero contarles que siento que ustedes, como nosotros, mantienen la esperanza. Como les dije hace un año, no será fácil, pero no será imposible", afirmó Lugo.