11 de septiembre de 2009

Morgan Stanley cambiará de presidente ejecutivo

NUEVA YORK (Reuters/EP) - El presidente ejecutivo de Morgan Stanley, John Mack, está dejando su puesto después de una serie de pérdidas trimestrales y será reemplazado por el copresidente James Gorman, en una señal del creciente énfasis de la firma en su correduría minorista.

Mack, de 64 años, un ex operador que llegó al poder después de un golpe interno que derribó a su predecesor, se mantendrá como presidente del directorio de Morgan Stanley, que presentó una pérdida en el segundo trimestre de 1.260 millones de dólares, pese a que otros bancos tuvieron sólidos resultados.

Gorman asumirá el puesto de presidente ejecutivo y se unirá al directorio de Morgan Stanley desde el 1 de enero del 2010.

Mack había dicho al directorio del banco que planeaba renunciar a su puesto de presidente ejecutivo cuando cumpliera 65 años en noviembre, dijo el jueves el banco en un comunicado.

Las acciones de Morgan Stanley comenzaron a subir nuevamente este año, después de su lucha por sobrevivir tras el colapso de su rival Lehman Brothers, ayudadas por el gobierno estadounidense y una inversión del banco japonés Mitsubishi UFJ. Mack llevó el liderazgo de esas negociaciones.

Sin embargo, las acciones, que han subido cerca del 80 por ciento en lo que va del año, ganaron menos que el 107 por ciento registrado de los papeles de su archirrival Goldman Sachs Group Inc.

Gorman, de 51 años, quien gestiona la correduría de Morgan Stanley y ha estado supervisando su expansión a través de una sociedad con la unidad Smith Barney de Citigroup, ha sido considerado por mucho tiempo como un candidato al puesto principal de Morgan Stanley.

"Gorman realmente se ha ganado su medalla", dijo Anton Schutz, presidente de Mendon Capital Advisors, que posee acciones de Morgan Stanley.

"Hizo un gran trabajo en Merrill, está haciendo un buen trabajo en Morgan Stanley y la oportunidad para un cambio parece ser buena, debido a que logramos pasar lo peor de la crisis", añadió.

A comienzos de este año, Morgan Stanley pagó 2.750 millones de dólares para adquirir una participación de control en la correduría minorista Smith Barney de Citi, una medida que podía proporcionarle una fuente de ingresos más estable para contrarrestar algunos de los negocios más volátiles del banco de inversión.

Antes de unirse a Morgan Stanley en el 2006, Gorman ocupó una serie de posiciones en Merrill Lynch & Co, incluyendo el liderazgo de su negocio de clientes de banca privada desde el 2001 al 2005.