14 de agosto de 2009

Mueren 21 personas en doble atentado suicida en Irak

Por Jamal al-Badrani

MOSUL, Irak (Reuters/EP) - Dos atacantes suicidas se inmolaron el jueves en un café en la norteña ciudad iraquí de Mosul, matando a 21 personas, dijo un funcionario de salud, en el último de una serie de atentados en una zona muy inestable.

Dos hombres entraron en un concurrido café en la localidad de Sinjar, cuyos habitantes son de la minoría yazidi, y detonaron los chalecos de explosivos que llevaban puestos.

En Mosul y sus alrededores se han registrado una serie de ataques con bomba de alto perfil durante las últimas dos semanas y el Ejército estadounidense dijo el martes que Al Qaeda, agrupación con gran capacidad de recuperación, había accionado una serie de bombas mortales.

El ataque del jueves ocurrió en Sinjar, a 390 kilómetros al noroeste de Bagdad y cerca de la ciudad de Mosul, ciudad en la que se han producido varios atentados importantes y en donde los residentes son miembros de una secta kurda pre islámica llamada Yazidis y que habita en el norte de Irak y en Siria.

Un atentado hace dos años contra esta comunidad fue uno de los más sangrientos de la posguerra iraquí, con casi 800 muertos y heridos.

Los ataques con bomba y tiroteos son reportados casi dirariamente en Mosul y sus alrededores, la capital de la norteña provincia de Nínive, donde insurgentes han explotado disputas entre árabes y kurdos sobre territorio y petróleo.

La falta de coordinación entre responsables kurdos y árabes también ha hecho que le resulte más fácil actuar a la insurgencia. Los insurgentes han logrado ocultarse en las remotas zonas montañosas de Mosul, evitando la captura por las fuerzas de seguridad.

Estos atentados son los últimos en una oleada de violencia que ha despertado dudas sobre la capacidad de las fuerzas iraquíes de mantener la seguridad y de defenderse de los insurgentes antes de que Estados Unidos retire su Ejército totalmente a finales del 2011.

Esta semana, dos camiones bomba explotaron en el pueblo de mayoría chiíta de Jazna, cerca de Mosul, causando la muerte de 30 personas.

Ningún grupo se ha atribuido la autoría de los últimos atentados, aunque su objetivo sea probablemente aumentar la tensión entre los árabes y los kurdos, o socavar la autoridad del Gobierno dirigido por chiítas.

Las disputas entre el Gobierno de Bagdad y las autoridades autónomas del Kurdistán iraquí, en el norte, se están acercando peligrosamente a una guerra abierta.

El Pentágono dijo el martes que está "muy nervioso" por las tensiones entre árabes y kurdos, que funcionarios estadounidenses consideran como la mayor amenaza para la estabilidad en Irak.

"Estas operaciones terroristas son llevadas a cabo por Al Qaeda y otros grupos que no quieren ver la estabilidad en esta zona", dijo el alcalde de Sinjar, Dajil Hasun.

Los kurdos consideran que algunas zonas de Nínive, una provincia de mayoría árabe, y otras del norte de Irak son parte de su tierra y quieren incluirlas en su gobierno autónomo.