21 de septiembre de 2009

Netanyahu defenderá asentamientos en cita con Obama

Por Alastair Macdonald

JERUSALEN (Reuters/EP) - El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, defenderá la ampliación de los asentamientos judíos en la ocupada Cisjordania cuando se reúna con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el líder palestino, dijo el lunes su portavoz.

Unos 500.000 israelíes viven en Cisjordania y en el este árabe de Jerusalén -capturado en una guerra en 1967- junto a 3 millones de palestinos. El Tribunal Internacional califica de ilegales estos asentamientos y los palestinos dicen que los enclaves podrían impedirles un estado viable.

"Nunca ha oído decir al primer ministro que congelaría la construcción de asentamientos. Lo opuesto es verdad", dijo Nir Hefetz a la Radio del Ejército de Israel cuando fue consultado sobre la cumbre del martes que las tres partes sostendrán durante la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York.

"Hay algunos políticos (...) que ven en la suspensión de la construcción o en la cesión de territorio nacional o en perjudicar a los asentamientos en Judea y Samaria como un activo, algo que puede ayudar a Israel. El primer ministro Netanyahu no puede contarse entre esas personas", dijo Hefetz.

Utilizando el término israelí para Cisjordania, añadió: "El ve los asentamientos en Judea y Samaria como una empresa sionista y a los colonos de Judea y Samaria como sus -nuestros- hermanos".

El plan al cual adhirió Israel y Estados Unidos dio su apoyo en el 2003, llamado "hoja de ruta", requiere interrumpir la construcción en los asentamientos judíos que los palestinos dicen están reduciendo la viabilidad de un futuro Estado en Cisjordania y Jerusalén Este.

Pese a que Netanyahu ha recibido la mayor presión estadounidense en años, el primer ministro insiste en que los colonos deben poder continuar la construcción debido al crecimiento de sus familias y descarta cualquier discusión sobre compartir Jerusalén con los palestinos.

Las autoridades israelíes han dicho que Netanyahu ofreció la semana pasada al enviado de Obama, George Mitchell, un período de 9 meses de suspensión de construcciones en Cisjordania, pero que Washington quería un año para convencer al presidente palestino, Mahmoud Abbas, para reanudar unas negociaciones de paz que fueron suspendidas en diciembre.

El jefe negociador palestino, Saeb Erekat, dijo que la intervención personal de Obama es bienvenida.

"Durante los últimos ocho meses, el mensaje claro de la comunidad internacional fue que ambas partes deben cumplir con sus obligaciones" para crear un ambiente que ayude a reanudar las conversaciones", dijo. "Los palestinos apoyan fuertemente esta posición".

Israel no puede "regatear" sus compromisos, añadió Erekat en un comunicado. El congelamiento de los asentamientos es una obligación israelí, no una condición previa de los palestinos, señaló.

PRIMER ENCUENTRO

El propio Netanyahu, que se enfrenta a una fuerte oposición dentro de su propia coalición a cualquier concesión sobre los asentamientos, ha evitado hacer un compromiso público de este tipo sobre la paralización de la construcción.

El encuentro del martes será la primera reunión de Netanyahu con Abbas desde que se convirtió en primer ministro en marzo. Funcionarios de ambas partes han minimizado la posibilidad de que la reunión lleve a un rápido relanzamiento de las negociaciones de paz.

En privado, funcionarios palestinos e israelíes han dicho que el encuentro podría quedar en poco más que una foto para Obama.