20 de abril de 2015

Atentado contra oledoducto Caño Limón provoca un derrame de crudo

Atentado contra oledoducto Caño Limón provoca un derrame de crudo
COLPRENSA

BOGOTÁ, 20 Abr. (Notimérica) -

   Un nuevo ataque atribuido al ELN (Ejército de Liberación Nacional) ha ocasionado desperfectos en el oleoducto Caño Limón-Coveñas, el segundo más importante de Colombia, y que es blanco de atentados regularmente.

   El último ataque ocurrió poco antes del mediodía de este domingo, 19 de abril, cuando presuntos miembros del ELN instalaron artefactos explosivos en la infraestructura.

   En esta ocasión el atentado provocó un derrame de crudo que afectó a la fuente hídrica del río Cubogón y al ecosistema del lugar. Los técnicos de Ecopetrol ya ejecutan los trabajos de reparación y limpieza requerida.

   La décimoctava brigada del Ejército Nacional neutralizó parcialmente otros posibles ataques a la infraestructura, después de haberse registrado un combate contra integrantes de la comisión 'Ciro Quiñónez' del frente 'Efraín Pabón Pabón' del ELN en el área, informa Colprensa.

   El oleducto Caño Limón-Coveñas fue objeto de otro ataque este mes de abril, cuando el bombeo se suspendió por un ataque con explosivos de un grupo no identificado que también provocó un derrame de crudo, lo que obligó a Ecopetrol a activar un plan de contingencia para evitar la contaminación en ríos de la región.

ATAQUES AFECTAN A LA PRODUCCIÓN

   En la región en donde se producen estos ataques, tienen presencia guerrilleros, tanto de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), como del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

   El oleoducto, de 780 kilómetros de longitud, tiene capacidad para transportar a diario hasta 210.000 barriles de crudo que se producen en los campos del departamento de Arauca, operados por la estadounidense Occidental Petroleum, en la frontera con Venezuela, hasta Coveñas, un puerto sobre el Mar Caribe desde donde se exporta.

   Colombia, el cuarto productor latinoamericano de petróleo, no logró en 2014 su meta de producción de 1 millón de barriles diarios como consecuencia de los ataques de la guerrilla contra los oleoductos, las demoras en la expedición de permisos ambientales y las protestas sociales, según Reuters.

   El año pasado se contaron 141 ataques a oleoductos, un 45 por ciento menos que los 259 de 2013, de acuerdo con estadísticas del Ministerio de Defensa.

Para leer más