8 de octubre de 2013

Occidente no ofrecería alivio inmediato de sanciones en diálogo con Irán

Por Justyna Pawlak

BRUSELAS, 8 oct, 8 Oct. (Reuters/EP) -

- A una semana de que se reanuden en Ginebra las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán, diplomáticos occidentales están minimizando cualquier sugerencia de que la nueva apertura de Teherán al mundo lleve a un alivio de las sanciones.

Al mismo tiempo, esperan que se haya establecido un nuevo tono y que las conversaciones del 15 y 16 de octubre generen al menos una oportunidad para hacer progresos que pongan fin a una disputa de una década por el programa nuclear.

Funcionarios de alto nivel de Estados Unidos y Europa han dicho en varias oportunidades que no están dispuestos a ofrecer concesiones hasta que Irán dé pasos concretos para aliviar sus preocupaciones respecto a que el programa apunta al desarrollo de armas atómicas.

Mientras tanto, Irán no ha perdido oportunidad bajo el mandato del nuevo presidente Hassan Rouhani para reiterar que tiene objetivos nucleares pacíficos y pedir un fin de las sanciones sobre su industria de petróleo y bancos, que han causado una devaluación de la moneda y redujeron las ganancias por la exportación de crudo en miles de millones de dólares.

Aunque la atmósfera pueda estar mejorando, los negociadores de Gran Bretaña, Alemania, Francia, Rusia, China y Estados Unidos llegarán a Ginebra con poco más de lo que han planteado en las reuniones de los últimos 19 meses, dijeron diplomáticos familiares con el planeamiento del encuentro.

"Hay riesgo de dejarse llevar por la atmósfera positiva", dijo a Reuters un diplomático occidental con conocimiento de las negociaciones, bajo condición de anonimato.

"Hemos tenido nuestra primera reunión ceremonial. Ahora tendremos una sobre el contenido y sus ideas", agregó, refiriéndose a un encuentro entre el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, y los negociadores internacionales durante la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York el mes pasado.

Los negociadores de los seis países -los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y Alemania- han pedido a Irán en el pasado que aborde su preocupación más acuciante, el enriquecimiento de uranio con una pureza fisible del 20 por ciento, como un primer paso para generar confianza.

A cambio, los negociadores habían ofrecido alivio de sanciones al comercio de oro y petroquímicos, una propuesta que Irán rechazó por considerarla demasiado débil.

Una falta de nuevas propuestas decepcionará a los negociadores iraníes. Zarif dejó eso claro el domingo al decir a la televisión estatal iraní que la oferta previa de los países occidentales "pertenece a la historia" y haciendo un llamado a que planteen nuevas concesiones.