6 de agosto de 2009

Optimismo lleva a bolsas de Asia cerca de máximos en 11 meses

Por Kevin Plumberg

HONG KONG (Reuters/EP) - Las bolsas asiáticas subieron el jueves a niveles cercanos a sus máximos en 11 meses gracias al impulso de las acciones relacionadas con materias primas.

Los mercados desarrollados se vieron favorecidos durante la sesión del jueves en Asia, con las bolsas japonesa y australiana reportando ganancias de más de un 1 por ciento.

En tanto, las acciones chinas en Shanghái caían por la preocupación de que las autoridades monetarias podrían tomar más medidas para reducir el crédito.

El índice promedio japonés Nikkei cerró con un alza del 1,3 por ciento, en máximos de 10 meses, impulsado por las acciones de Honda Motor luego de que un reporte indicó que el principal fabricante de motocicletas del mundo importará motos desde Tailandia para venderlas en Japón para recortar costos.

El fabricante de cámaras Nikon Corp vio cómo sus acciones se desplomaban un 10 por ciento y representó la mayor carga negativa para el Nikkei, luego de que la empresa advirtió sobre una pérdida que sería más del doble de su pronóstico inicial.

Las acciones en Shanghái cerraron con un descenso del 2,11 por ciento. Pese a esta caída el índice aún registra un alza de un 83 por ciento en lo que va del año.

El banco central de China repitió el miércoles a última hora que su política monetaria continuará favoreciendo el crecimiento, ciñendose a su perspectiva de que la recuperación todavía no es sólida.

Sin embargo, el organismo dijo que usaría las herramientas del mercado para calibrar su política, luego de un crecimiento sin precedentes de la actividad crediticia durante los primeros seis meses del año.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón trepó un 1,09 por ciento, gracias al empuje de las acciones de los sectores de telecomunicaciones y materias primas.

En los mercados de divisas, el euro y la libra esterlina estaban estables contra el dólar, cerca de máximos de varios meses, a la espera de anuncios de política monetaria por parte del Banco de Inglaterra y del Banco Central Europeo.

El euro no mostraba variaciones importantes a 1,4405 dólares por unidad, no muy lejos de su máximo en el 2009 de 1,4448 dólares que tocó el miércoles en la plataforma comercial EBS.

En tanto, la libra se negociaba a 1,6988 dólares, una caída desde el máximo en más de nueve meses que tocó el miércoles, a 1,7044 dólares.

El foco de los operadores estaba puesto en si el Banco de Inglaterra extenderá su política monetaria, esencialmente comprando deuda con emisión de dinero para volcar efectivo a la economía, o si la congelará para dar tiempo a que de sus frutos la inyección de 125.000 millones de libras esterlinas.

El crudo estadounidense para entrega en septiembre subía 19 centavos, a 72,16 dólares el barril, mientras los temores persistían sobre la forma que tendrá una recuperación en Estados Unidos luego de débiles datos del sector de servicios.