28 de agosto de 2009

Pandemia merma en sur, temporada gripe llega antes a Japón: OMS

WASHINGTON (Reuters/EP) - La circulación de la nueva cepa de influenza H1N1 habría superado su punto máximo en la mayor parte del hemisferio sur, aunque aún la zona está atravesando el invierno, informó el viernes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En tanto, la nueva cepa pandémica ha alcanzado niveles epidémicos en Japón, lo que marca el inicio temprano de lo que sería una larga temporada de gripe en el hemisferio norte, mientras la situación empeora en las regiones tropicales, indicó la OMS en su actualización regular sobre el tema.

"En el hemisferio sur, la mayoría de los países (representados por Chile, Argentina, Nueva Zelanda y Australia) parece haber superado su pico de actividad de influenza", expresó la OMS.

"Algunos otros (representados por Sudáfrica y Bolivia) continúan experimentando altos niveles de actividad de la gripe", añadió la agencia de Naciones Unidas.

La influenza H1N1 actualmente se encuentra prácticamente en todo el mundo y fue declarada pandemia en junio. Pero, como cualquier enfermedad infecciosa, no se expande en todos lados por igual y puede aparecer en distintas comunidades en diversos momentos.

"En Japón, el nivel de actividad de la influenza ha pasado el umbral epidémico estacional, lo que señala un comienzo muy temprano de la temporada anual de gripe", señaló la agencia de Naciones Unidas en su informe semanal sobre la pandemia.

Aunque la influenza rara vez surge en medio de temperaturas cálidas, la enfermedad siguió expandiéndose, a niveles bajos, en el hemisferio norte durante todo el verano. E incluso donde aún está en marcha la temporada de gripe, la cepa H1N1 es dominante y afecta a más personas que los virus estacionales.

Muchos países están evaluando el virus, para asegurarse de que pueda ser controlado con oseltamivir, el antiviral comercializado por Roche AG bajo la marca Tamiflu. Por el momento es así, con muy pocas excepciones, indicó la OMS.

Cada año, la gripe estacional infecta a entre el 5 y el 20 por ciento de una población determinada y causa entre 250.000 y 500.000 muertes a nivel global.

Dado que prácticamente nadie tiene inmunidad al nuevo virus H1N1, expertos creen que infectará a más personas de lo habitual, hasta un tercio o más de la población mundial.

Asimismo, a diferencia de la gripe estacional que ataca fundamentalmente a los ancianos, la cepa pandémica afecta desproporcionadamente a las personas más jóvenes, por lo que causaría más enfermedad severa y muertes entre los adultos jóvenes y los niños que la influenza estacional.

Las personas que corren más riesgo son las mujeres embarazadas, quienes padecen enfermedades crónicas como asma o diabetes y algunos estudios sugieren que también los obesos.