9 de agosto de 2012

Paraguay.- Franco advierte de que Paraguay no ofrecerá más energía barata a Argentina y Brasil

ASUNCIÓN, 9 Ago. (Reuters/EP) -

El presidente paraguayo, Federico Franco, ha asegurado que su país no ofrecerá más energía barata a Argentina y Brasil, países con los que comparte dos gigantescas represas hidroeléctricas, por lo que el Gobierno llevará a cabo una política que estimule el uso local de la energía.

"Nosotros no estamos dispuestos a seguir cediendo (...), porque lo que estamos haciendo es ceder la energía a Brasil y Argentina, ni siquiera estamos vendiendo", ha afirmado Franco en un acto público, en el que presentó un proyecto de política energética.

Paraguay es socio de Brasil en Itaipú, una de las centrales hidroeléctricas más potentes del mundo, y de Argentina en la represa de Yacyretá, pero cede la mayor parte de la producción de ambas empresas a sus vecinos recibiendo a cambio una compensación económica menor a los precios de mercado, de acuerdo a lo que establecen los acuerdos firmados por todos esos países.

Franco, quien asumió la presidencia hace poco más de un mes en reemplazo del destituido Fernando Lugo, ha explicado que Paraguay tiene el 85 por ciento de la facturación de energía en la región, pero consume solo un 15 por ciento porque la mayor parte es utilizada por sus vecinos.

"Debemos procurar traer nuestra energía de Itaipú y Yacyretá, crear industrias para que haya trabajo para nuestra gente (...) y para eso la única alternativa es crear condiciones de seguridad para poder industrializar el país", ha indicado.

El depuesto Gobierno de Lugo consiguió triplicar el monto de la compensación pagada por Brasil por la electricidad --que igualmente es inferior a los precios de mercado-- y acordó la construcción de una línea de transmisión de 500 kilovoltios entre Itaipú y Asunción para que el país utilice más de la energía que le corresponde.

Franco ha indicado que este último proyecto posibilitará la radicación de un mayor número de industrias, que igualmente deberán ser alentadas con un precio más conveniente de la energía.

Poco después de asumir, el Gobierno de Franco inició negociaciones con la multinacional Río Tinto Alcan para la instalación de una fábrica de aluminio, que se estancaron por divergencias entre funcionarios sobre el precio de la energía eléctrica que se fijaría.

"Estamos castigando al sector que más produce y como consecuencia brilla todo Sao Pablo, Buenos Aires y nosotros tenemos que andar a oscuras en Paraguay. No tiene sentido eso, tenemos que cambiar", sentenció el mandatario en la presentación de un anteproyecto de ley de política energética.

Argentina y Brasil son los socios más grandes del bloque comercial del Mercado Común del Sur (Mercosur), que suspendió a Paraguay tras la destitución de Lugo por considerar que en el país se produjo un golpe de Estado.