28 de junio de 2006

Paraguay/Venezuela.- Paraguay exigirá a Venezuela la compra de parte de la deuda de la compañía hidroeléctrica Itaipú

ASUNCIÓN, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Paraguay, Nicanor Duarte, exigirá a su homólogo venezolano, Hugo Chávez, la compra de parte de la deuda de la compañía hidroeléctrica Itaipú, una operación que debe tener el consentimiento del Gobierno brasileño y que supondría, según explicó, un ahorro de 125 millones de dólares (99,7 millones de euros) que serían destinados a proyectos de carácter social.

Duarte señaló que la petición se concretará el próximo 4 de julio, cuando tendrá lugar la reunión extraordinaria del Mercosur, en Caracas, y argumentó que Venezuela adquirió bonos por 21.000 millones de dólares (16.700 millones de euros) de la deuda argentina y que "muy bien podría también acordar" con Paraguay un "trato similar".

Itaipú debe actualmente a Eletrobrás, el buque insignia del sector eléctrico brasileño, 19.100 millones de dólares (15.200 millones de euros), según informa el diario paraguayo 'ABC'. Los documentos de la deuda, según informes extraoficiales, son negociados en forma de bonos por la firma estatal brasileña en la bolsa de valores de Nueva York. Si Venezuela otorga la financiación necesaria, y si el Gobierno brasileño consintiera la operación, la adquisición de una considerable partida de esos títulos sería posible.

Duarte añadió que planteará a Venezuela la posibilidad de la compra de los bonos de la deuda de Itaipú por 3.000 millones de dólares (2.400 millones de euros), y que esa operación significaría para Paraguay y Brasil un ahorro de 250 millones de dólares (199,4 millones de euros) al mes que, según aseguró, se invertirían en gasto social o la construcción de viviendas protegidas.

Además, apuntó que actualmente Itaipú paga alrededor del 12 por ciento de tasa de interés por año, siendo el 7,5 por ciento la tasa fija y el resto, el producto del reajuste de los saldos deudores con Eletrobrás, de acuerdo con el ritmo de la inflación norteamericana, fórmula a la que Duarte llamó doble indexación y a la que calificóde "inmoral".

En diciembre de 2005, tras algunas denuncias del presidente paraguayo y de los miembros de su gabinete, el Gobierno brasileño aceptó aumentar la compensación que paga a Paraguay por la cesión del grueso de su energía que le pertenece en la central binacional. Esa mejoría consistió en 21 millones de dólares (16,7 millones de euros) más por año. Después de esa "concesión" brasileña, y hasta ayer, los miembros del Ejecutivo de Duarte habían guardado silencio.