1 de julio de 2009

PDVSA registrará bono 2011 en mercado internacional

CARACAS (Reuters/EP) - La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) anunció el miércoles que registrará el llamado "Petrobono 2011" por 3.000 millones de dólares en el mercado internacional, una medida esperada por los inversores para entrar a adquirir el hasta hoy poco demandado instrumento.

Operadores habían dicho que el apetito por estos papeles de deuda había sido poco porque había dudas sobre la facilidad de convertir los bonos en dólares, los que son muy demandados por personas y empresas en Venezuela debido al férreo control de cambios vigente desde el 2003.

Pero el anuncio del miércoles abre la posibilidad de una fácil venta de petrobonos, que se espera estimule la demanda de los papeles cero cupón, que podrían ser colocados con una prima muy elevada.

"En consecuencia, en los próximos días la empresa emitirá comunicación a las Entidades Financieras solicitándole información necesaria para la respectiva inscripción en Euroclear y/o Clearstream", dijo la empresa en un agregado a la convocatoria lanzada la semana pasada para la operación.

PDVSA ha dicho que destinará los fondos recaudados a inversiones y pagos de compromisos domésticos, en momentos en que su liquidez ha mermado sensiblemente por la baja de los ingresos petroleros.

Los "petrobonos" están denominados en dólares, pero podrán ser adquiridos en bolívares por personas naturales y jurídicas, en una oferta que se está llevando a cabo esta semana.

La denominación mínima es de 2.000 dólares, con incrementos de 1.000 dólares, en instrumentos que darán acceso a los ansiados billetes verdes a una tasa cambiaria mayor a la oficial de 2,15 bolívares por dólar, pero por debajo de la del mercado paralelo que ronda los 6,5 bolívares por dólar.

La última vez que PDVSA salió a los mercados fue en el 2007, cuando vendió 7.500 millones de dólares en bonos para financiar proyectos.

En esa ocasión, colocó paquetes combinados de papeles con vencimientos en el 2017, 2027 y 2037 a un precio del 105,5 por ciento.

(Por Ana Isabel Martínez; Editado por Ignacio Badal)