1 de julio de 2009

Persiste pesimismo entre firmas manufactureras de Japón

* Sondeo Tankan: mejora confianza, pero persiste pesimismo

* Financiamiento corporativo se modera

* Planes de gasto en capital de grandes firmas, más débiles

de lo esperado

* Standard & Poor's ratifica calificación "AA" de Japón

Por Hideyuki Sano

TOKIO (Reuters/EP) - La confianza de las empresas japonesas mejoró menos de lo esperado en junio, afectada por dudas sobre la salud de la economía global.

Los grandes manufactureros, con sus mercados de exportación casi paralizados por la crisis financiera global, planean un recorte récord en su gasto de capital durante este año fiscal, casi dos veces más de lo estimado en marzo, cuando la especulación sobre una recuperación desató un alza de las acciones.

El ánimo entre las compañías más pequeñas fue también sombrío y en todos los sectores hubo preocupación por el hecho de que las firmas no están viendo la demanda necesaria para mantener sus niveles de empleo.

"La impresión general es que las firmas japonesas están enfrentando una situación más severa que lo que creen los mercados", dijo Susumu Kato, economista jefe de Calyon Capital Markets Japan.

El principal índice del sondeo sobre la confianza entre los grandes manufactureros mejoró a -48 en junio desde un mínimo histórico de -58 en el sondeo anterior de marzo, en lo que fue la primer alza en dos años y medio.

Aún así, el resultado fue peor al índice de -43 que esperaban los analistas consultados por Reuters y quedó lejos de mostrar optimismo.

El mercado también siguió de cerca el sondeo para ver el estado del financiamiento para las empresas, porque el Banco de Japón dijo que usaría los datos del informe cuando revise sus programas para comprar bonos corporativos y papel comercial.

El índice sobre las condiciones financieras para las grandes compañías subió 5 puntos a +1, en la primera mejora en ocho trimestres, mientras que el indicador sobre las emisiones de papel comercial aumentó por primera vez en 18 meses.

Pero eso no sería suficiente para que el banco central entre en acción, en momentos en que se teme que Japón pueda caer en su segunda espiral deflacionaria esta década.

El informe tankan no mostró señales de que las compañías crean que un repunte en las exportaciones, mayormente resultado de una recomposición de los inventarios, vaya a traducirse en una creciente demanda.

Los grandes manufactureros planean reducir el gasto en capital en un récord de 24,3 por ciento en el año fiscal que comenzó el 1 de abril. En marzo, pensaban hacerlo en un 13,2 por ciento.

La mayoría de las compañías cree que las condiciones para sus negocios mejorarán en los próximos tres meses.

Pese al débil panorama, Standard & Poor's ratificó el miércoles la calificación "AA" de Japón, con panorama estable, diciendo que la economía del país podría resistir las crecientes presiones fiscales derivadas del plan de estímulo del Gobierno.

"Cuando la economía japonesa se estabilice, esperamos que los déficit fiscales retornen gradualmente a los niveles previos a la crisis financiera global", dijo S&P.