4 de julio de 2014

Congreso de Perú aprueba medidas para reactivar la economía

LIMA, 4 Jul. (Reuters/EP) -

   El Congreso de Perú ha aprobado este jueves un paquete de medidas presentado por el presidente, Ollanta Humala, y que buscan reactivar la economía, que registra una desaceleración desde hace varios meses debido a una menor demanda global de materias primas.

   La ley contiene una serie de modificaciones en el sistema tributario que alivian deudas impagas y medidas que simplifican  permisos burocráticos, en busca de promover la inversión principalmente en los sectores minero y petrolero.

   Entre las medidas aprobadas por la comisión permanente del Congreso destaca que se podrán suscribir nuevos contratos de estabilidad tributaria con vigencia de hasta 15 años, para proyectos del sector que contemplen inversiones mayores a los 500 millones de dólares.

   El crecimiento de la economía peruana ha perdido fuerza desde hace meses ante el pobre desempeño del clave sector minero, por una menor demanda de materias primas en grandes consumidores como China y un declive en la producción de metales como el oro. La minería es vital para la economía, pues sus ventas representan un 60 por ciento de las exportaciones del país.

   El ministro de Economía, Luis Castilla, ha afirmado que el paquete de medidas aportará de 1,5 a tres puntos porcentuales al crecimiento del país en los próximos dos o tres años.

   La aprobación del paquete de Humala se ha concretado después de que la agencia calificadora Moody's elevara el miércoles en dos peldaños la calificación soberana de Perú dentro del grado de inversión, debido a las expectativas de que se acelere el crecimiento de la economía local y a sus reformas en marcha.

   Moody's subió la calificación a 'A3' desde 'Baa2' con una perspectiva estable, convirtiéndose en la primera agencia en otorgarle una nota 'A' a la deuda de largo plazo en moneda extranjera del importante productor de materias primas.

   La economía peruana creció un dos por ciento en abril, su expansión más lenta desde octubre del 2009 por una caída de los sectores minero y construcción, que opacaron el avance de otras actividades como el comercio y servicios.