21 de enero de 2010

Perú.- El Gobierno facilita aviones militares a la población para mitigar el impacto de la huelga de transportistas

LIMA, 21 Ene. (Reuters/EP) -

El primer ministro peruano, Javier Velásquez, anunció este jueves la disposición de aviones militares para el transporte de la población civil con el fin de mitigar los efectos de la huelga de transportistas iniciada este martes y que ha restringido el tráfico de pasajeros y carga por todo el país.

"Esta madrugada hemos tomado la decisión que todos nuestros aviones de las Fuerzas Armadas se pongan a disposición de vuelos cívicos para poder llevar a las personas a sus lugares de destino", declaró Velásquez a Panamericana Televisión.

Con el propósito de evitar problemas en el suministro de alimentos y otros bienes de primera necesidad, el Gobierno ofreció a los comerciantes trasladar gratuitamente sus mercancías para abastecer de alimentos a las principales ciudades del país, especialmente a la capital.

En la misma línea de actuación, el Ejecutivo solicitó a las aerolíneas que operan en el interior del país que incrementen sus frecuencias de vuelos para evitar el colapso de las comunicaciones aéreas que ya ha afectado al turismo.

Asimismo, el primer ministro amenazó con retirar la licencia de funcionamiento a las empresas de transportes que no levanten la medida de protesta, que ha obligado a decretar el estado de emergencia en el sector por los problemas ocasionados en el tráfico de mercancías y pasajeros, sobre todo al sur del país.

La huelga, iniciada este martes, manifiesta el rechazo de los transportistas peruanos a la decisión gubernamental de subir un 5 por ciento el precio del combustible para equipararlo con su cotización en el mercado internacional.

Como contrapartida los manifestantes exigen al Gobierno la eliminación de un impuesto al consumo de combustible que representa un elevado porcentaje de los ingresos fiscales. En atención a estas demandas el Ejecutivo ofreció a los transportistas una reducción de hasta el 70 por ciento en algunos combustibles como el diesel, propuesta que fue rechazada por los manifestantes.

COLAPSOS

Las consecuencias de este paro en el transporte provocaba la misma escena en distintas terminales de autobuses de pasajeros del país, donde cientos de personas pugnaban por subir a los vehículos, protegidos por la Policía para evitar que fueran atacados por los manifestantes.

Muchos de los pasajeros, entre ellos niños, aguardaban en las estaciones la salida de su vehículo, llegando a pasar la noche en los terminales para no perder la oportunidad de viajar en alguno de los coches dispuestos por el Gobierno.

En Arequipa, la segunda ciudad más importante de ese país andino, los huelguistas bloquearon la carretera principal bloqueando el paso de más de 1.000 turistas nacionales y extranjeros, según informaron las autoridades del país.