13 de junio de 2007

Perú.- El Gobierno peruano anima a las empresas españolas a invertir y subraya sus diferencias con Bolivia y Venezuela

LIMA, 13 Jun. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Ana Melgar) -

El primer ministro peruano, Jorge del Castillo, animó hoy a las empresas turísticas, constructoras y del sector energético españolas a invertir en el país ya que, a su juicio, ofrece condiciones de "confiabilidad y estabilidad", al tiempo que subrayó que lo que sucede en Venezuela y Bolivia "no tiene nada que ver" con la evolución de Perú.

Del Castillo afirmó, durante un encuentro con periodistas españoles organizado por la aseguradora Mapfre, que el crecimiento económico de Perú va a ser "un factor propicio" para recibir inversiones extranjeras y recordó que la mayor parte del capital que llega al país procede de España, principalmente de sectores como la banca, seguros y servicios públicos.

"Tenemos una buena relación con España y espero que sea creciente", dijo Del Castillo, que apuntó que el turismo "sería una línea estupenda" para la entrada de capital español, ya que en Perú hay zonas "bonitas" con posibilidades de ser explotadas y que carecen de hoteles o infraestructuras.

Tras descartar que las compañías españolas puedan recibir ventajas fiscales especiales si invierten en Perú, señaló que el servicio aéreo peruano necesita mejorar. En este sentido, recordó que aunque el aeropuerto de Lima capta muchas aerolíneas extranjeras, a nivel interno hay "casi un monopolio", y dio la bienvenida a las empresas que quieran participar en el sector aéreo nacional.

Del Castillo admitió que además de incidir en el transporte aéreo hace falta construir hoteles y potenciar infraestructuras como carreteras, y anunció que puede haber concesiones en los sistemas de explotación de las riquezas arqueológicas. Ademas, invitó a las constructoras españolas a que tomen el ejemplo de Abengoa e inviertan en el país.

La energía es otro de los sectores en los que el primer ministro abre la puerta a las empresas españolas, ya que Perú necesita cada año 400 Megawatios adicionales, cuando la demanda crecía antes a una media de 50 Megawatios por año. Del Castillo explicó que el sector privado no esta respondiendo de forma adecuada a esta demanda porque se ha visto "sorprendido" por esta nueva situación.

En este sentido, comentó que el sector energético es una línea "sumamente importante de negocio", ya que tanto Ecuador como Chile quieren comprar energía, aunque "primero hay que suministrar al país".

RIESGO PAIS.

El primer ministro apuntó que tanto la situación de riesgo país como el resto de indicadores económicos están progresando y expresó su deseo de que esta situación se mantenga para que al término de la legislatura se hayan sentado las bases para que el nuevo presidente del Gobierno pueda mantener el principio de continuidad en las buenas políticas.

"Estamos dando las condiciones de confiabilidad y estabilidad para que sigan llegando las inversiones españolas", dijo. Sin embargo, apuntó que desde fuera se ve la región Latinoamericana "como un todo" a pesar de que cada país "tiene su propia línea" de actuación.

En este sentido, puso como ejemplo que Perú "jamás" tomaría un canal de televisión como ha sucedido en Venezuela al no renovar la concesión a la cadena privada Radio Caracas Televisión (RCTV), y aludió a las "actitudes" recientes del Gobierno boliviano. "La inestabilidad de mi vecino, es mi inestabilidad", sentenció.

Sin embargo, el primer ministro indicó que Perú aspira a asumir "un liderazgo en el Pacífico Sur Americano", logrando una mejora de los indicadores sociales, y a que el país se estabilice porque "hay condiciones para ello". Además, apostó por un bloque latinoamericano que avance unido porque "el progreso de Perú no puede ser la desgracia del vecino".

TRATADO DE LIBRE COMERCIO CON LA UE.

Respecto a la cumbre de la Comunidad Andina (CAN) en Tarija, indicó que el presidente de Perú, Alan García, ha decidido viajar a Bolivia porque el país vecino "ha corregido" su actitud, y recordó que el Tratado de Libre Comercio (TLC) con la UE se ha retrasado por ello.

El primer ministro expresó su esperanza de que Bolivia no vuelva a tener una reacción similar, ya que a su entender, "fue decepcionante para muchos sectores", y comentó que si el grupo andino falla, "habría que pensar un plan B", aunque todavía "es prematuro". En cualquier caso, Del Castillo dijo que "no hay una razón para que el TLC no avance" si es que depende exclusivamente de los países que integran la CAN.