1 de febrero de 2010

Perú.- El Gobierno realizará una campaña mundial para impulsar el turismo en Cuzco después del fuerte temporal

LIMA, 1 Feb. (Reuters/EP) -

El ministro de Comercio Exterior y Turismo de Perú, Martín Pérez, anunció este lunes que el Gobierno impulsará una campaña mundial para promover el país como destino turístico, especialmente la zona de Cuzco, después de que el temporal bloqueara las vías de acceso a la ciudadela inca de Machu Picchu, principal reclamo del sector, y dejara varados a miles de turistas.

"Iniciaremos una campaña intensa tanto en el interior del país como en el extranjero para promover el regreso de turistas a Cuzco y a la ciudad inca de Machu Picchu, afectada durante la última semana por un fuerte temporal", dijo Pérez a la agencia estatal de noticias Andina.

El ministro aseguró que dicha campaña se coordinará con las empresas operadoras de turismo y otras ligadas al sector, para evitar cancelaciones y cumplir la meta de recibir 2,2 millones de visitantes extranjeros este año.

Machu Picchu, declarado como Patrimonio de la Humanidad y como una de las siete nuevas maravillas del mundo, es el icono del turismo en Perú y un gran imán para el negocio del sector, por lo que los efectos del fuerte temporal que azotó al provincia de Cuzco la semana pasada podrían repercutir de forma negativa en los ingresos turísticos de la zona.

Para intentar evitarlo, las autoridades locales se centrarán en promover otros atractivos turísticos de la región que, además de las famosas ruinas de la ciudadela, cuenta con otros vestigios de esta civilización como la fortaleza de piedra de Sacsayhuamán, el palacio de Coricancha y los monumentos de Písac y Moray.

"Esta es una oportunidad también para revalorar el destino Cuzco en su conjunto. Estamos seguros de que la gente seguirá llegando a esta ciudad porque sólo ir a Cuzco justifica un viaje", indicó el presidente de la provincia, Hugo Gonzáles.

La semana pasada las fuertes lluvias y ráfagas de viento, potenciadas por el fenómeno meteorológico de 'El Niño', devastaron la región dejando más de 23.500 damnificados, 4.600 viviendas destruidas total o parcialmente y cerca de 16.000 hectáreas de cultivo arrasadas. Además, un grupo de 4.000 personas tuvieron que ser rescatadas de la localidad de Aguas Calientes, cerca de Machu Picchu, en una operación sin precedentes en el país para evacuar a los turistas varados.

Las lluvias, frecuentes en los Andes peruanos durante el período de verano en la costa del Pacífico, se han agudizado debido al fenómeno climático de 'El Niño', que según expertos durará hasta el comienzo del verano boreal del 2010.