13 de julio de 2007

Perú.- Subastados 13 lotes petroleros para la exploración de hidrocarburos en Perú a pesar de las protestas de indígenas

LIMA, 13 Jul. (EP/AP) -

Un total de 13 lotes petroleros de nueve compañías internacionales para labores de exploración de hidrocarburos fueron adjudicados ayer en Perú en una subasta, en medio de las protestas de indígenas que denuncian que algunas de esas áreas se superponen a reservas territoriales donde viven tribus voluntariamente aisladas.

El ministro de Energía y Minas, Juan Valdivia, calificó el proceso como de "extremadamente exitoso", tras precisar que los ganadores de la subasta ofrecieron pagar regalías que van desde el mínimo requerido --5, 10 y 15 por ciento-- hasta más del 60 por ciento.

La subasta de los 13 lotes significa para el Perú más de 1.000 millones de dólares (725,5 millones de euros) en inversiones, añadió Valdivia.

Entre las empresas ganadoras en la subasta figuran la estadounidense Hunt Oil, South Korea's SK Corp., Samaraneftegaz, de Rusia; Irish Pan Andean Resources PLC, PetroVietnam Exploration and Production Company, y el consorcio formado por la canadiense Talisman Energy Inc. y la colombiana Ecopetrol.

En este sentido, Daniel Saba, presidente de la empresa estatal Petroperú, señaló que algunas de las más grandes compañías del mundo habían participado en la subasta, por lo que estaban "extremadamente satisfechos con los resultados".

Mientras, en las afueras del local de la empresa Petroperú, donde se realizó la subasta, unas 30 personas representantes de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidepsep), denunciaron que la entrega de los lotes pondrá en riesgo la vida y la salud de pueblos indígenas selváticos en aislamiento voluntario.

"Estos lotes petroleros están superpuestos en territorio de los pueblos indígenas en aislamiento voluntario, y eso ni en Perú ni en el mundo se debe dar. Ninguna actividad económica debe vulnerar los derechos de estos pueblos", advirtió Julio Cusurichi, un representante de indígenas shipibos.

El Aidepsep y grupos medioambientales afirman que las actividades petroleras en la selva no sólo afectarán la salud de los indígenas aislados voluntariamente, que no cuentan con defensas inmunológicas ante enfermedades comunes, sino también a los frágiles ecosistemas amazónicos.