21 de septiembre de 2009

Perú ya no tiene condiciones para lucha armada: líder rebelde

Por Patricia Vélez

LIMA (Reuters/EP) - El encarcelado líder de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, considera que ya no existen condiciones para una lucha armada en Perú, dijo el lunes su abogado, quien fustigó al Gobierno por la polémica generada en torno a la publicación de un libro del cabecilla rebelde.

Perú afrontó durante dos décadas una sangrienta lucha contra la guerrilla en la que murieron o desaparecieron cerca de 69.000 personas, según cifras oficiales. En ese entonces, Sendero Luminoso empuñaba una ideología maoísta y buscaba instaurar un Estado comunista en Perú.

Pero tras su captura en 1992, el jefe rebelde ha abogado por una solución política, al considerar que con su detención "se produjo el más duro golpe al corazón del Partido (Comunista del Perú)", dijo a periodistas su abogado Alfredo Crespo.

Actualmente, guerrilleros remanentes de Sendero Luminoso en alianza con bandas de narcotraficantes libran combates con las fuerzas de seguridad en una zona andina y selvática del país.

Los remanentes, que afirman que se han apartado de la línea de Guzmán, han matado al menos a 50 militares o policías desde hace un año cuando recrudecieron los enfrentamientos.

"El (Guzmán) ahora piensa también que en el Perú no hay condiciones para el desarrollo de una lucha armada (...) que lleve a la conquista del poder", agregó Crespo.

Hace poco más de una semana, la presentación de un libro del cabecilla rebelde generó polémica luego de que el Gobierno denunciara, entre otros, a Guzmán y a su abogado de "apología del terrorismo" y pidiera la incautación de los ejemplares.

En ese momento, el ministro de Justicia, Aurelio Pastor, defendió la postura del Gobierno y afirmó que "el país no puede ser débil, después de haber tenido 25.000 muertos y después de todo lo que se le hizo durante el tiempo de la violencia".

"De puño y letra" es una recopilación de manuscritos que Guzmán escribió en su celda en una base naval del Callao, en los que detalla pasajes de su vida y los pormenores de su defensa en el juicio en que fue condenado a cadena perpetua.

Asimismo, incluye cartas a su pareja y números dos de Sendero Luminoso, Elena Iparraguirre, también presa de por vida en un cárcel para mujeres.

En la denuncia también figura Carmen Hualla, quien leyó una supuesta carta de Iparraguirre durante la presentación del libro, acto al que asistieron cerca de 600 personas de acuerdo a los abogados de los líderes rebeldes.

Por otro lado, el abogado Crespo -quien asumió hace años la defensa de Guzmán e Iparraguirre y estuvo preso por sus vínculos con Sendero tras ser encarcelado durante el Gobierno del ex presidente Alberto Fujimori- fustigó nuevamente a las autoridades y dijo que con la denuncia buscan "amedrentarlo".

"Yo pienso que contra quien apuntan como blanco es contra quien habla (...) la única forma que tienen como silenciarme y anularme es meterme a la cárcel", afirmó.

Aunque dijo que no busca generalizar, Crespo añadió que en el Gobierno "hay una tendencia a criminalizar la lucha popular, la protesta popular, a perseguir a dirigentes de oposición (...) a pretender convertir el poder judicial en nuestro país en un instrumento de persecución política".