7 de marzo de 2014

Pese al progreso, la tuberculosis persiste en ciudades del oeste de Europa

Por Kate Kelland

LONDRES, 7 mar, 7 Mar. (Reuters/EP) -

- La tuberculosis se está concentrando en inmigrantes, adictos a las drogas, pobres y vagabundos en las grandes ciudades de Europa occidental pese a los progresos para reducir los índices nacionales de la enfermedad, según dijeron el viernes unos expertos.

La infección pulmonar contagiosa, conocida en el pasado como la "plaga blanca" por su capacidad de hacer palidecer, adelgazar y causar fiebre a los enfermos, está siendo bien abordada a nivel nacional, dijeron, pero persiste entre los grupos marginales de alto riesgo.

En un estudio en ciudades de la Unión Europea con poblaciones de más de 500.000 habitantes, los investigadores hallaron que, en promedio, las tasas de tuberculosis en las grandes ciudades eran dos veces la incidencia nacional de esta enfermedad.

En Reino Unido, los datos de la agencia de salud pública del Gobierno, Public Health England (PHE), mostraron que se produjeron más de 8.750 casos de tuberculosis en 2012, y 3.426 de ellos - o un 40 por ciento del total nacional - fueron en Londres.

"Aunque sabemos desde hace tiempo que la tuberculosis afecta a grupos específicos y a menudo se concentra en zonas urbanas, lo que estamos presenciando es un cambio significativo, donde las tasas de tuberculosis están mostrando una reducción nacional global mientras que se está incrementando en las grandes ciudades", dijo Ibrahim Abubakar, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas en la University College de Londres.

Su estudio halló los índices de tuberculosis más elevados en grandes ciudades europeas en Birmingham y Londres en Reino Unido, seguidas de Bruselas, en Bélgica, y Barcelona, en España.

Los niveles de estas ciudades eran todos "mayores o considerablemente más altos que las tasas de notificación nacionales de la enfermedad", halló.

La tuberculosis a menudo es vista como una enfermedad del pasado, pero el resurgir en la última década de cepas que no pueden ser tratadas ni siquiera con numerosas medicinas la ha convertido en uno de los problemas sanitarios más acuciantes del mundo.

De todas las enfermedades infecciosas, sólo el VIH - el virus que causa el sida - mata a más gente.

En 2011, 8,7 millones de personas enfermaron de tuberculosis y 1,4 millones murieron por ella. La Organización Mundial de la Salud (OMS), que declaró la tuberculosis una emergencia mundial en 1993, dice que hasta 2 millones de personas pueden estar infectadas con cepas resistentes a los medicamentos para 2015.

En los países relativamente ricos del oeste de Europa, la tuberculosis a menudo afecta a ciertos tipos urbanos de alto riesgo, como los originarios de áreas de Asia y África, los vagabundos y quienes abusan del alcohol y las drogas.

Los síntomas de la tuberculosis incluyen fiebre y sudores nocturnos, tos persistente, pérdida de peso y sangre en las flemas o en la saliva y se propaga a través del contacto con una persona infectada.

Abubakar, cuyo trabajo fue publicado online en Eurosurveillance, dijo que la eliminación de la tuberculosis en las grandes ciudades europeas exigiría medidas de control centradas en poblaciones urbanas particularmente marginadas y vulnerables.

Un estudio publicado en agosto pasado halló que la tuberculosis suponía unos costos sanitarios directos de más de 500 millones de euros (670 millones de dólares) al año a los gobiernos europeos, y otros 5.300 millones de euros en pérdida de productividad.

(Traducido por Inmaculada Sanz en Madrid)