18 de junio de 2009

Peso argentino, estabilizado por control Bco.Central

BUENOS AIRES (Reuters/EP) - El peso argentino mayorista cerró equilibrado el jueves frente al dólar por el reiterado accionar del Banco Central con ventas de reservas para abastecer la creciente demanda.

La plaza cambiaria mantiene un sesgo comprador de dólares antes de las elecciones parlamentarias del 28 de junio en el país, pero la intervención oficial evita fluctuaciones bruscas de precios.

Los argentinos acudirán a las urnas en diez días para las elecciones de medio término en las que habrá una renovación parcial del Congreso y en las que el Gobierno considera que se pondrá en juego su modelo económico.

El peso interbancario permaneció a 3,765/3,7675 por dólar, gracias al accionar de la banca oficial, pero en el segmento informal, donde no influye directamente el Banco Central, cayó un 0,39 por ciento a 3,855/3,86 unidades.

"Son días calcados, porque cuando aparecen órdenes compradoras (de dólares), sale el Banco Central a ofrecer partidas para aplacar el mercado", dijo un agente bancario.

La compra de dólares es una práctica habitual en Argentina frente a la incertidumbre que suelen generar los procesos electorales.

Con el fin de alentar la competitividad y favorecer las exportaciones y la sustitución de importaciones en un contexto de crisis global, la autoridad monetaria avala una ligera tendencia bajista de la moneda local.

En el mercado persisten las dudas sobre una posible intervención oficial para depreciar el peso después de las elecciones, lo que es rechazado desde el Gobierno y por los candidatos legislativos oficialistas, especialmente por el ex presidente Néstor Kirchner, ahora candidato a diputado.

El peso minorista se mantuvo en 3,755/3,785 por dólar en pizarras públicas, en bancos y casas de cambio.