14 de julio de 2009

Peso argentino estable; atento a factores políticos

BUENOS AIRES (Reuters/EP) - Los valores del peso argentino interbancario se mantuvieron estables el martes contra el dólar, en un mercado atento a un llamado al diálogo lanzado por el Gobierno tras su reciente derrota en las elecciones de medio término.

Operadores coincidieron en que la plaza cambiaria se encuentra tranquila por la cotidiana intervención del Banco Central, en un contexto de recorte de negocios y a la espera de la primera reunión política prevista para el miércoles.

La presidenta Cristina Fernández sufrió una dura derrota electoral a fines de junio, que le hará perder la mayoría en el Congreso a partir de diciembre y la obligará a un mayor consenso con las fuerzas opositoras.

La plaza cambiaria mayorista cerró sin cambios a 3,805/3,8075 pesos por dólar, mientras que en el segmento informal la moneda apenas perdía un 0,2 por ciento a 3,8375/3,8425 unidades.

Operadores insisten en que el ritmo del mercado es impuesto por el Banco Central, que, de acuerdo con su política, avala o frena la caída del peso, lo que hace movilizar día a día a los bancos privados y exportadores.

"Sigue la apatía y la falta de negocios en el mercado cambiario", sostuvo Carlos Risso, analista de NotiBancos.com.

"Apenas 239 millones de dólares operados reflejan el poco entusiasmo que hay sobre la evolución de la divisa americana, en un mercado que es llevado de la mano a derecha e izquierda por el accionar del Banco Central", agregó.

La tendencia compradora de dólares perdura de fondo, por las dudas que generan recientes cambios de gabinete, en momentos en que varios sectores económicos argentinos reclaman una mayor depreciación del peso para mejorar la competitividad de la economía.

El Banco Central tiene en sus reservas internacionales, que rondan los 45.935 millones de dólares, la capacidad para controlar la plaza cambiaria.

El peso minorista ganó un 0,13 por ciento a 3,795/3,825 por dólar, de acuerdo con las pizarras de bancos y casas de cambios.