21 de septiembre de 2009

Peso mexicano cae al ritmo de mercados externos

MEXICO DF (Reuters/EP) - El peso mexicano se depreciaba el lunes un 0.58 por ciento, arrastrado por un descenso generalizado de los mercados mundiales, que aguardan cautelosos los anuncios que hará esta semana la Reserva Federal de Estados Unidos tras su reunión mensual.

La divisa local perdía 7.80 centavos a 13.3450/13.3500 pesos por dólar, comparado con su precio de referencia de Reuters del viernes a las 16.50 hora local (2150 GMT), cuando la mayoría de los operadores dejan de hacer transacciones.

"Tienes a las bolsas cayendo y el dólar fortaleciéndose con la expectativa de Reserva Federal mañana (martes) y pasado (miércoles), entonces es una toma de utilidades con cierta cautela", dijo un operador de cambios en Guadalajara.

El Comité de Mercado Abierto de la Fed, que determina la política monetaria en Estados Unidos, mantendría sus tasas de interés sin cambios entre 0.0 y 0.25 por ciento, según la expectativa del mercado.

Pero los operadores estarán atentos a cualquier indicio sobre la estrategia de salida del banco central desde su actual política expansiva, con la cual ha inyectado miles de millones de dólares para estimular a la economía estadounidense.

Un retroceso en ese proceso sería una señal clara de que ya no es necesario un mayor estímulo monetario para sostener la recuperación de la mayor economía del mundo.

A la tendencia global, operadores locales sumaban la falta de mayores razones para que los inversores fueran más allá en sus apuestas por el peso mexicano.

"Creo que no hay incentivos para seguir invirtiendo aquí, favoreciendo al peso, porque quedó muy claro que Banco de México (central) no va subir las tasas y que su siguiente movimiento va esperar a que aprueben el paquete fiscal", agregó el operador.

Tras su última reunión de política monetaria, el banco central mexicano mantuvo sin cambios su tasa de referencia y subrayó que sus acciones futuras dependerán del impacto inflacionario de un plan fiscal que estudia el Congreso.

La propuesta de reforma fiscal busca elevar la baja recaudación tributaria del país mediante la aplicación de nuevos impuestos y el aumento de otros ya existentes.