6 de agosto de 2009

Peso México, entre la recuperación y la baja crediticia

Por Michael O'Boyle

MEXICO DF (Reuters/EP) - El peso mexicano saltó esta semana hasta su máximo nivel en casi tres meses, luego de que la agencia Moody's ratificó inesperadamente la calificación soberana del país y mantuvo en "estable" su perspectiva sobre la economía local.

El peso había quedado rezagado con respecto a las ganancias de otras monedas emergentes debido a temores de que una lenta recuperación en Estados Unidos, el mayor socio comercial de México, podría mantener a la economía local hundida en su más profunda recesión desde la década de 1930.

El peso bajó ligeramente el jueves al cotizar a 13.0425 unidades por dólar, pero en la jornada previa trepó a su mejor nivel en más de dos meses, poco después de conocerse la decisión de Moody's.

De hecho, el anuncio de Moody's ayudó a la moneda mexicana a romper las 13 unidades por dólar, un nivel clave alrededor del cual ha orbitado desde fines del año pasado.

Sin embargo, las agencias Standard & Poor's y Fitch aún mantienen a México con perspectiva negativa y podrían rebajar su nota soberana si el dividido Congreso del país no es capaz de ponerse de acuerdo sobre una crucial reforma fiscal prevista para septiembre.

A FAVOR DEL PESO

Una sólida recuperación en Estados Unidos en el tercer trimestre podría despejar la nube negra que se posa sobre México desde fines del año pasado, debido a la recesión que golpea a su principal socio comercial y destino de más del 80 por ciento de sus exportaciones.

"El peso ha sido golpeado con particular dureza por su conexión con los Estados Unidos y por el brote de influenza. Esperamos que esto se revierta, potencialmente muy rápido, si hay una recuperación en los Estados Unidos", dijo Igor Arsenin, estratega líder de moneda y deuda de Credit Suisse en Nueva York.

Una rebaja de parte de alguna otra agencia calificadora podría golpear al peso en lo que resta del año, pero el efecto tendría una corta vida.

"Una recuperación de Estados Unidos predominaría, en última instancia", agregó Arsenin.

Roberto Melzi, estratega de Barclays, ve potencial para que el peso se fortalezca hasta 12.10 unidades por dólar en los próximos meses.

"A pesar de que México se benefició relativamente poco del aumento de los precios de las materias primas en el segundo trimestre, está atado y será ayudado por un despegue de Estados Unidos", indicó Melzi en un reporte.

"Hay una excesiva prima de riesgo incorporada en el peso", agregó el experto, quien sugirió que la divisa mexicana está siendo favorecida por quienes quieren recortar posiciones en los dos grandes ganadores de la región: el peso colombiano y el peso chileno.

RAZONES PARA VENDER

"Con los fundamentos que México está enfrentando, no hay duda de que el peso debe debilitarse", dijo Gabriel Casillas, economista de UBS, quien ve al peso cotizando en 14.50 por dólar para el cierre del 2009.

"Con la situación fiscal como está, si el Congreso no se une y se pone las pilas para pasar una adecuada reforma fiscal, lo que viene es una rebaja de la calificación", agregó Casillas.

"De cara a esto, los flujos van a llegar más bajos de lo normal a México y favorecer a otros países. Si comparas México con Brasil, Colombia, Chile, Perú, las reformas que ellos han aplicado y las que van a aplicar, ellos tienen mejores perspectivas de crecimiento que México", añadió.

Para Marc Chandler, jefe de estrategia de monedas en Brown Brother Harriman en Nueva York, la recuperación de Estados Unidos en el tercer trimestre vendrá del lado del sector manufacturero, por un reemplazo de los inventarios disminuidos, pero no por una mayor demanda que es lo que México requiere para impulsar sus deprimidas exportaciones.

"México no puede contar con una mayor demanda doméstica de Estados Unidos para levantarlo", dijo Chandler.

"Si te quieres ir largo en los mercados emergentes, hay muchas otras historias más interesantes allá afuera", concluyó.