31 de agosto de 2009

Petrolera Perenco dice acudirá a tribunal arbitral por Ecuador

QUITO (Reuters/EP) - La petrolera francesa Perenco "responsabilizará totalmente" a Ecuador ante un tribunal arbitral internacional adscrito al Banco Mundial por la "expropiación" de las inversiones en sus campos en el país andino, reveló el lunes una misiva enviada por la firma al Ministerio de Petróleos.

La amenaza de Perenco, que opera dos bloques en el país andino con su socio estadounidense Burlington, es en respuesta al plazo de 10 días otorgado por el Gobierno de Quito para que retome sus operaciones y cumpla con el contrato vigente.

Ecuador asumió en julio la operación de los bloques 7 y 21, de los que extrae unos 22.000 barriles diarios (bpd), argumentado "un abandono" de las actividades por parte de Perenco, en medio de una disputa tributaria generada en una ley de reparto de ingresos extras por altos precios del crudo.

"La expropiación de las inversiones de Perenco y Burlington por parte de Ecuador han causado daños importantes. Nuestra intención es responsabilizar totalmente a Ecuador y Petroecuador por esto daños ante los tribunales del CIADI", dijo la firma en una carta remitida el viernes al ministro de Petróleos, Germánico Pinto.

"Nos reservamos todos nuestros derechos", agregó la misiva obtenida por Reuters.

No obstante, dijo estar dispuesta a reasumir las operaciones de los campos, si las autoridades dejan sin efecto la supuesta "expropiación de sus áreas".

"En caso de que Ecuador y Petroecuador cumplan integramente con sus obligaciones legales y contractuales, Perenco y Burlington estarían preparados para resumir (reiniciar) sus operaciones", añadió en la carta.

Una fuente del Ministerio de Petróleos dijo que la situación jurídica de Perenco será evaluada.

El Gobierno ha señalado que las decisiones respecto a Perenco estarán apegadas a la ley y el contrato, que incluyen sanciones como un proceso de caducidad.

La disputa entre las partes se generó por una deuda de unos 350 millones de dólares por ingresos extras por altos precios del crudo. Para cobrarse los recursos, Ecuador dispuso la retención del crudo que extraía Perenco de sus campos y su remate por parte de Petroecuador.

Para presionar al Gobierno a dejar sin efecto la medida, Perenco amenazó con parar su producción y la estatal Petroecuador asumió el control de las áreas y contrató temporalmente a los empleados.

La firma mantiene una demanda ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI).