19 de febrero de 2014

Policía Ucrania enfrenta a manifestantes tras día más sangriento desde inicio protestas

Por Pavel Polityuk y Marcin Goettig

KIEV, 19 feb, 19 Feb. (Reuters/EP) -

- La policía antidisturbios de Ucrania enfrentaba durante la madrugada del miércoles a los manifestantes que ocupan una plaza central de Kiev luego del día más sangriento desde que la ex república soviética, atrapada en una lucha geopolítica entre Rusia y Occidente, ganó su independencia.

Luego de horas de choques, la policía ganaba terreno en la Plaza de la Independencia, centro de tres meses de protestas contra el presidente Viktor Yanukovich, pero los manifestantes lograron encontrar protección detrás de una barricada en llamas de neumáticos y madera.

Envuelta en columnas de humo negro, la policía trataba de apagar el fuego con dos cañones de agua y los manifestantes respondieron lanzando bombas incendiarias a los vehículos de la policía, dijo un camarógrafo de Reuters.

La policía ha retomado el control de casi la mitad de la plaza y varios pisos de un edificio sindical, utilizado como sede de los opositores, ardían al amanecer.

Al menos 14 manifestantes y siete policías murieron en actos de violencia que comenzaron el martes y se prolongaron hasta las primeras horas del miércoles. Muchos murieron por disparos y cientos de personas resultaron heridas, con decenas en estado grave, dijo la policía y representantes de la oposición.

Los representantes de los manifestantes dijeron que un periodista murió baleado.

Los gobiernos occidentales ha pedido moderación y diálogo. El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, llamó a Yanukovich, instándole a retirar las fuerzas del Gobierno y a ejercer la máxima moderación, dijo la Casa Blanca.

Los líderes de la oposición Vitaly Klitschko y Arseny Yatsenyuk dijeron que habían abandonado las conversaciones con el presidente Yanukovich sin alcanzar un acuerdo sobre cómo poner fin a la violencia.

"El Gobierno debe retirar inmediatamente las tropas y poner fin al conflicto sangriento, porque la gente está muriendo. Le dije esto a Yanukovich", dijo Klitschko después de las conversaciones nocturnas. "¿Cómo podemos mantener conversaciones mientras la sangre está siendo derramada?", agregó.

Yanukovich más tarde instó a los líderes de la oposición a desvincularse de los radicales, diciendo que de lo contrario iba a "hablar de forma diferente" con ellos.

La agitación se ha extendido a por lo menos tres ciudades en la parte occidental del país. La policía dijo que los manifestantes habían tomado la sede de la administración regional en las ciudades de Ivano-Frankivsk y Lviv. Medios dijeron que los manifestantes incendiaron la principal comisaría de la ciudad de Ternopil.

Las autoridades han restringido el tráfico que llega a la capital para evitar que los manifestantes consigan refuerzos. Las autoridades de Kiev también cerraron el servicio de metro.

Más temprano, las fuerzas de seguridad impusieran un límite para que los activistas detengan el desorden o afronten "medidas más duras". Más tarde la policía avanzó a la plaza antes de iniciar un asalto en la madrugada, lanzando granadas de aturdimiento y usando cañones de agua.

Las manifestaciones en todo el país estallaron en noviembre después de que Yanukovich cedió a la presión de Rusia y sacó a su país de un acuerdo comercial con la Unión Europea, decidiendo en lugar de eso aceptar un plan de rescate del Kremlin para su endeudada economía.

Las potencias occidentales advirtieron a Yanukovich contra el intento de aplastar las manifestaciones, instándole a orientar sus políticas hacia Europa con la perspectiva de una recuperación económica respaldada por el FMI, mientras que Rusia los acusa de intromisión.

Ucrania se ha visto sacudida periódicamente por la agitación política desde su independencia de la Unión Soviética hace más de 22 años, pero nunca ha sido objeto de violencia en esta escala.

"Ahora nos enfrentamos a uno de los episodios más dramáticos en la historia de Ucrania", dijo el líder de la oposición Yatsenyuk en un mensaje de video después de que fracasaron las conversaciones de emergencia con el presidente.

Mientras las fuerzas de seguridad avanzaban, Klitschko, ex campeón mundial de boxeo, reaccionó desafiante, diciendo a los partidarios de la plaza: "No vamos a salir de aquí. Esta es una isla de libertad. Vamos a defenderla".