14 de agosto de 2009

Precios EEUU planos, presión inflacionaria contenida

WASHINGTON (Reuters/EP) - Los precios al consumidor en Estados Unidos se mantuvieron sin cambios en julio frente al mes anterior como proyectaba el mercado, pero a nivel anual, registraron la mayor caída desde 1950, mostraron los datos oficiales del viernes.

El Departamento de Trabajo dijo que el Indice de Precios al Consumidor (IPC) se mantuvo sin variaciones tras registrar un alza de 0,7 por ciento en junio, en línea con las proyecciones del mercado.

Los precios de la gasolina bajaron el 0,8 por ciento tras subir 17,3 por ciento el mes previo, ayudando a mantener los precios en general contenidos.

El índice de alimentos bajó 0,3 por ciento, la mayor reducción desde mayo del 2002, tras mantenerse plano en junio, mientras que los precios de la ropa y los vehículos nuevos crecieron en julio.

Comparado con el mismo período del año pasado, los precios al consumidor cayeron el 2,1 por ciento, el mayor declive anual desde enero de 1950.

Excluyendo precios de alimentos y energía el denominado IPC subyacente avanzó 0,1 por ciento en julio tras incrementarse 0,2 por ciento en junio. Eso también coincidió con las previsiones del mercado, de un aumento de 0,1 por ciento.

Comparado con julio del año pasado, la tasa de inflación subyacente subió el 1,5 por ciento, el avance más lento desde febrero del 2004, después de elevarse 1,7 por ciento en junio.

Cuando se conocieron los datos, los precios de los títulos públicos de Estados Unidos ampliaron sus avances, mientras que el dólar profundizó sus pérdidas contra el yen.

"Son una señal de que la inflación no es una amenaza aún", dijo Terry Morris, de National Penn Investors Trust Company, agregando que estos datos de los precios al consumidor ofrecían motivos para el optimismo.