11 de septiembre de 2009

Principal partido opositor México, en contra de impuesto 2 pct

MEXICO DF (Reuters/EP) - El principal partido opositor de México, el PRI, no aprobaría una propuesta del Gobierno para crear un nuevo impuesto generalizado del 2 por ciento, uno de los puntos más polémicos de una reforma fiscal presentada esta semana al Congreso, dijo el viernes un importante diputado del partido.

El presidente Felipe Calderón envió el martes al Congreso el presupuesto para el 2010 junto con un paquete de reforma fiscal que propone un nuevo tributo del 2 por ciento de aplicación general y un alza temporal al impuesto sobre la renta.

El proyecto de presupuesto propone, además, un déficit fiscal del 0.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) o 60,000 millones de pesos (4,500 millones de dólares), e incluye medidas para reducir la estructura de Gobierno, congela sueldos de funcionarios y disminuye gastos en embajadas, entre otros puntos.

"Ese no tiene aparentemente para nosotros ninguna posibilidad", dijo a Reuters el diputado Oscar Levin, quién participará en las discusiones sobre el presupuesto, durante una reunión entre su partido y funcionarios de la Secretaría de Hacienda.

Levin también dijo que el Partido Revolucionario Institucional (PRI), buscaría un déficit más alto para el 2010 que el del 0.5 por ciento del PIB propuesto por Calderón y que su partido favorecería un mayor endeudamiento para financiar gasto en infraestructura para impulsar la economía.

"Nosotros podemos pensar en algo más", dijo Levin, sugiriendo un nivel de entre 1.0 y 1.5 por ciento del PIB para el déficit.

Levin dijo que la iniciativa de presupuesto de Calderón requeriría "cirugía mayor" en el Congreso, y que el PRI presionará por mayores recortes al gasto y un mayor precio estimado para el barril de crudo mexicano en lugar de los 53.9 dólares por barril propuestos en el paquete económico.

Para que avance el plan fiscal, Calderón necesita el apoyo del partido opositor, que tiene mayoría relativa en la cámara baja tras las elecciones legislativas de julio.

En comentarios preliminares al plan fiscal, el PRI dijo la tarde del jueves que el proyecto empeoraría la recesión por la que pasa el país, la mayor en décadas.

El partido añadió en el documento que el aumento de impuestos es un "fácil recurso" para generar ingresos y que "es preocupante el impacto que esta contribución tendría en la inflación y en el poder adquisitivo de las familias más pobres".

Los cambios fiscales, combinados con un recorte de gastos en el Gobierno generaría recursos adicionales y ahorros por 180,000 millones de pesos (13,500 millones de dólares) en el 2010, el equivalente a 1.4 por ciento del PIB.