12 de marzo de 2015

Principal rival de Netanyahu amplía distancia en sondeos antes de elección en Israel

Por Jeffrey Heller

JERUSALÉN, 12 mar, 12 Mar. (Reuters/EP) -

- El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, lanzó una ofensiva mediática de último minuto el jueves, para intentar frenar lo que parece ser una creciente oleada de apoyo hacia su principal rival en las elecciones de la próxima semana, la centrista Unión Sionista.

Los últimos sondeos muestran un impulso a la Unión Sionista tras semanas de apretada competencia con el Likud de Netanyahu, que dijo de nuevo a los votantes que abandonaron su partido por aspirantes parecidos que, sin su apoyo, podría perder.

Con un pronóstico de 24 escaños -frente a 21 del Likud- en el Parlamento de 120 miembros, la Unión Sionista espera que la diferencia sea lo suficiente amplia como para persuadir al presidente para que confíe en su líder, el laborista Isaac Herzog, en lugar de Netanyahu, para intentar formar una coalición de gobierno tras la votación del martes.

"Si sigue creciendo la distancia entre el Likud y el Laborismo, dentro de una semana, Herzog y Livni se convertirán en primeros ministros de Israel en rotación, con el apoyo de los partidos árabes", dijo Netanyahu en una entrevista publicada en The Jerusalem Post.

De acuerdo con su alianza con la centrista Tzipi Livni, Herzog gobernaría Israel durante dos años y después pasaría el testigo a la política más destacada del país por los restantes dos años de gobierno.

Netanyahu recurrió a The Jerusalem Post, de tendencia derechista, y al diario gratuito Israel Hayom, un ardiente seguidor, para dirigir su mensaje a los israelíes que le quieren como primer ministro, pero que piensan votar por sus socios potenciales en una coalición liderada por el Likud.

En Israel Hayom, Netanyahu se quejó de que "los derechistas pensaron de forma equivocada que saldría elegido en cualquier caso y por eso pensaron en apoyar a otros partidos".

En The Jerusalem Post dijo que un gobierno liderado por la Unión Sionista "hará un cambio tan grande en la política que es un peligro, y el que quiera detenerlo tiene que votar al Likud para reducir la diferencia".

En las dos entrevistas del jueves, Netanyahu convirtió de nuevo la seguridad en su principal argumento.

Herzog y Livni, según afirmó en The Jerusalem Post, "se postrarían completamente ante cualquier presión" para cambiar tierra por paz con los palestinos y para aceptar un acuerdo con Irán en relación a su programa nuclear.

"Nuestra seguridad está en riesgo, porque hay un peligro real de que podamos perder esta elección", dijo Netanyahu.