26 de diciembre de 2014

Rajoy ve 2015 como el año del despegue definitivo de la economía española

* Sugiere que el crecimiento en 2015 podría ser superior a lo previsto * Advierte sobre la necesidad de mantener "estabilidad institucional"

Rajoy ve 2015 como el año del despegue definitivo de la economía española
EUROPA PRESS

   MADRID, 26 Dic. (Reuters/EP) -

   El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, dijo que el próximo año marcará el despegue definitivo de la economía local, que registrará en el 2014 su primer crecimiento anual en ocho años.

   Tras destacar que el país está creando empleo y crecimiento a un nivel más alto que otros países europeos, Rajoy sugirió incluso que las previsiones de crecimiento oficiales para 2015 podrían quedarse cortas si se mantienen los bajos precios del petróleo o el tipo de cambio del euro, decisivo en un país en el que las exportaciones aportan un 34 por ciento del PIB.

   "Seguimos siendo prudentes, pero desde esa prudencia puedo asegurar que España crece con bases sólidas, claramente por encima de la media europea, y puedo asegurarles que si las condiciones favorables en el entorno internacional se mantienen (...) 2015, que será un año bueno, puede ser un año muy bueno para nuestra economía", dijo.

   El Gobierno espera cerrar 2014 con una cifra de crecimiento del 1,3 por ciento -aunque el Banco de España espera una décima más-, mientras que la proyección oficial para 2015 es del 2 por ciento, aunque se realizó sin tener en cuenta el desplome de los precios del petróleo.

   En vísperas de que se inicie un año electoral -elecciones locales y autonómicas en la primavera boreal y generales a fines de 2015-, Rajoy advirtió sobre los riesgos asociados a las nuevas alternativas políticas, en una referencia velada al emergente partido izquierdista Podemos.

   "La estabilidad es una virtud que hace avanzar a las sociedades, da seguridad a las personas, a las empresas y delimita el ámbito de las discrepancias entre las diversas formaciones políticas", dijo Rajoy.

   Podemos ha modificado el mapa político en España, con un respaldo inesperado en su primera convocatoria electoral a las últimas elecciones europeas y con unas proyecciones de voto que apuntan incluso a un posible Gobierno que rompería la tradición bipartidista de España de los últimos años.

   El partido, liderado por el mediático profesor de Sociología Pablo Iglesias, ha capitalizado gran simpatía entre una clase  media y baja muy afectada por la crisis económica, los recortes del gasto público y los escándalos de corrupción.

   "No se puede poner en peligro la recuperación que ha comenzado (...) dar marcha atrás en las reformas sería tanto como dar marcha atrás en la senda de la recuperación", advirtió Rajoy sin mencionar en ningún momento a Podemos.