8 de octubre de 2013

Reformas estructurales de Japón son críticas para alcanzar meta de inflación: FMI

Por Stanley White

TOKIO, 8 oct, 8 Oct. (Reuters/EP) -

- El Gobierno de Japón necesita implementar reformas estructurales para impulsar la tasa de crecimiento potencial o verse forzado a lanzar más estímulos fiscales para cumplir con la meta de inflación de un 2 por ciento del Banco de Japón, afirmó el Fondo Monetario Internacional.

El fracaso a la hora de incluir reformas estructurales creíbles en las políticas económicas del primer ministro Shinzo Abe, conocidas como "Abenomics", desacelerarían el crecimiento económico en Japón así como también en Asia, advirtió el FMI en una actualización de su Panorama Económico Global.

"Las reformas estructurales serán críticas para abrir espacio adicional para políticas que podrían ser necesarias para llevar la inflación a la meta del 2 por ciento", afirmó el FMI en su informe.

El Gobierno de Abe finalizará un paquete de estímulo de 5 billones de yenes en diciembre. Las medidas incluirán reducciones de impuestos para compañías y dueños de casas, pero el Gobierno aún debe decidir cómo gastará la mayor parte del dinero.

EL FMI admitió que el gasto de estímulo probablemente tendrá un beneficio a corto plazo y que la economía nipona podría crecer más de lo pronosticado en el 2014.

La economía de Japón se expandirá un 2,0 por ciento este año y se desacelerará a un 1,2 por ciento en el 2014 debido a un alza del impuesto sobre las ventas, sostuvo el FMI.

El fracaso a la hora de aplicar reformas estructurales recortará 0,75 punto porcentual del crecimiento del producto interno de Japón, mientras que la expansión en Asia bajaría en 1,0 punto porcentual, agregó el FMI.

El Gobierno japonés ya ha hecho grandes anuncios sobre reformas económicas este año, pero los planes no han sido detallados, lo que ha hecho que algunos inversores cuestionen si Abe puede cumplir con políticas para cambiar fundamentalmente a la economía.

Abe llegó al poder en diciembre del 2012 prometiendo medidas audaces para reactivar a la economía tras un estancamiento de dos décadas.

Desde entonces, el primer ministro ha supervisado una enorme inyección de estímulos monetarios y fiscales que han elevado la confianza de los inversores y de las empresas.

No obstante, el FMI ha advertido que sin medidas para elevar la productividad, como aumentar el número de mujeres en la fuerza laboral e incrementar la edad de jubilación, será difícil impulsar la inversión de las empresas y las expectativas de inflación a largo plazo.

Eso pondría en riesgo la meta del Banco de Japón de alcanzar una inflación de un 2 por ciento al 2015.

(Traducido por Patricio Abusleme)