18 de junio de 2009

Reservas crudo y gas en EEUU cayeron menos de declarado: reporte

Por Bruce Nichols

HOUSTON (Reuters/EP) - El hallazgo de reservas de petróleo y gas de Estados Unidos fue afectado por el desplome de los precios a fines del 2008, pero las reglas contables obligaron a las compañías a exagerar ese impacto, dijeron el jueves ejecutivos de Ernst & Young LLP.

Charles Swanson, socio de la oficina de la firma en Houston, dijo que el crecimiento de las reservas se recuperaría cuando repunte la economía, lo que impulsaría a los precios y mejoraría las cifras de los descubrimientos petrolíferos que debieron ser excluidas de los libros.

"Los hidrocarburos físicos están ahí", dijo Marcela Donadio, directora de petróleo y gas para América, en una conferencia de prensa sobre el estudio sobre el desempeño de las labores de exploración y producción de 40 compañías realizado por la firma en el 2009.

Las compañías eliminaron de sus informes reservas probadas pero costosas de extraer cuando los precios se derrumbaron a un mínimo de cinco años cercano a los 32 dólares a fines del 2008, desde el récord de más de 147 dólares el barril alcanzado a mediados de ese año.

Las nuevas reglas contables que entrarán en vigor a fines del 2009 cambiarían el panorama significativamente, incluso si la economía se recupera más lento de lo esperado, dijo Donadio.

El estudio de Ernst & Young mostró que las reservas de petróleo estadounidense de las 40 compañías cayeron un 7 por ciento en el 2008, a 15.000 millones de barriles, desde los 16.100 millones de barriles del 2007.

El cambio reflejó las revisiones que eliminaron 1.200 millones de barriles de los libros porque su extracción no era rentable con el barril de crudo a 40 dólares, explicó Donadio.

Por otro lado, las reservas de gas natural de las compañías crecieron aunque a un ritmo menor que el del 2007, cuando aumentaron un 12 por ciento.

En el 2008, las reservas gasíferas aumentaron un 4 por ciento, a 145,2 billones de pies cúbicos, desde 139,9 billones en el 2007.

Las revisiones de fines del 2008 eliminaron de los libros 6,7 billones de pies cúbicos de las reservas de gas, después de que los precios cayeron a menos de 6 dólares por cada millar de unidades térmicas británicas (BTU), desde más de 13 dólares el

BTU.