27 de agosto de 2014

RESUMEN 1-Poroshenko buscará plan de cese del fuego después de "duras" negociaciones con Putin

* Líder ucraniano dice trabaja en hoja de ruta para una tregua * Putin dice no corresponde a Rusia negociar cese del fuego * Presidente bielorruso, anfitrión de cumbre, dice persisten diferencias fundamentales

(Actualiza con declaraciones de presidentes tras reunión)

Por Alexei Anishchuk y Natalia Zinets

MINSK, 26 ago, 27 Ago. (Reuters/EP) -

- El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, prometió que trabajará en un plan urgente para un cese del fuego, luego de una negociaciones nocturnas con su homólogo ruso, Vladimir Putin, con el objetivo de neutralizar un conflicto separatista en el este de la ex república soviética.

Las primeras conversaciones entre ambos líderes desde junio fueron descritas por Putin como positivas, pero dijo que no depende de Rusia el entregar detalles de los términos de la tregua entre el Gobierno de Kiev y las dos regiones rebeldes del este de Ucrania.

"Nosotros no discutimos esencialmente eso, y nosotros, Rusia, no podemos discutir especialmente las condiciones de un cese del fuego, de acuerdos entre Kiev, Donetsk y Luhansk. Eso no es asunto nuestro, depende de Ucrania", dijo a periodistas en la madrugada del miércoles.

"Nosotros sólo podemos contribuir a crear una situación de confianza para un posible, y en mi opinión, extremadamente necesario, proceso de negociación", agregó.

Después de dos horas de negociaciones cara a cara que Poroshenko describió como "muy duras y complejas", el presidente ucraniano dijo a periodistas: "Se preparará una hoja de ruta para lograr lo antes posible un régimen de cese del fuego que debe ser absolutamente de carácter bilateral".

A pesar del tono positivo, no quedó claro cómo responderían los rebeldes a la idea de un cese del fuego, en cuánto tiempo podría acordarse y por cuánto tiempo podría extenderse.

No hubo señales de avance en un punto principal de los desacuerdos entre ambos países, las acusaciones de Ucrania de que Moscú está enviado armas a los rebeldes para ayudarlos, algo que Rusia ha negado persistentemente.

Los líderes estrecharon sus manos al inicio de la reunión en la capital bielorrusa, Minsk, justo horas después de que Kiev dijo que había capturado a soldados rusos en una "misión especial" en territorio ucraniano.

Una fuente del Ministerio de Defensa Ruso, en respuesta a un video de los militares detenidos, dijo a las agencias de noticias rusas que ellos cruzaron la frontera por error. Pero un portavoz del Ejército de Ucrania rechazó la versión, y se burló de la idea de que "las tropas en paracaídas se perdieron como la Caperucita Roja en el bosque".

CONVERSACIONES DIFÍCILES

Las negociaciones en Minsk, que fueron precedidas de seis horas de diálogo con funcionarios de alto rango de la Unión Europea y los presidentes de Bielorrusia y Kazajistán, tenían como objetivo poner fin a un conflicto que se ha prolongado por cinco meses y ha aumentado las tensiones entre Rusia y la OTAN.

Un reporte de Naciones Unidas obtenido por Reuters dijo que más de 2.200 personas han muerto, sin contar a los 298 pasajeros y tripulación que murieron cuando un avión comercial malasio fue derribado en julio en medio de territorio rebelde.

La crisis ha llevado a Estados Unidos y la UE a imponer sanciones contra Rusia, lo que generó una respuesta de Moscú en una batalla comercial que ha golpeado a las economías rusa y europeas.

"Todos queríamos un avance", dijo el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, a periodistas después de que terminó la parte multilateral de las negociaciones.

"Pero el sólo hecho de sostener la reunión hoy ya es un éxito, sin dudas", declaró. "Las negociaciones fueron difíciles. Las posiciones de las partes son diferentes, en momentos en sus fundamentos (...) Todos estuvieron de acuerdo en la necesidad de liberar a los rehenes y disminuir las tensiones", añadió.

La jefa de política exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, dijo a periodistas: "Fue cordial, pero positiva. Hubo una sensación de que todos teníamos la responsabilidad de ver si podíamos dar nuestro mejor esfuerzo para intentar resolver esto".