11 de septiembre de 2009

Rusia dice a OPEP: Nunca les prometimos nada

Por Gleb Bryanski

MOSCU (Reuters/EP) - Rusia no se disculpará ante la OPEP por aumentar su producción de petróleo a niveles récord mensuales y puede invertir en nuevos yacimientos mientras el crudo opere a los actuales precios en torno a los 70 dólares el barril, dijo el ministro de Energía del país.

Sergei Shmatko dijo a periodistas que el segundo exportador mundial de petróleo aplicará una política de cero aranceles de exportación para el crudo proveniente de Siberia oriental a partir de fines de septiembre. Pero aseguró que comenzará a regular el sector si los precios vuelven a derrumbarse.

"Nunca tuvimos ninguna obligación (con la OPEP). Cuando nos comunicamos, nunca prometimos nada", dijo Shmatko el jueves tarde, después de que los miembros del grupo decidieran mantener los recortes de producción.

"Decir que no respetamos las reglas no es correcto", añadió.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordó el jueves mantener sus cuotas de producción después de que asumió el año pasado el compromiso de retirar 4,2 millones barriles por día (bpd) de su producción de crudo.

Al hablar luego de la reunión en Viena, el secretario general de la OPEP, Abdullah al-Badri, dijo que no estaba entusiasmado por la falta de cooperación tangible de Rusia en el recorte del suministro de crudo.

La producción rusa, en contraste, tocó un récord mensual de 9,97 millones de bpd en agosto, cuando su productor líder Rosneft lanzó su gran yacimiento Vankor en el Artico.

Mientras los precios del crudo se recuperaron desde los mínimos de inicios del año -ayudados por los recortes de la OPEP- la economía rusa recompuso algunos de los ingresos perdidos el año pasado y ahora muestra señales de recuperación de su primera recesión en una década.

"Uno siempre puede decir que, a un mayor precio, algunos proyectos van a ser más rentables, pero el precio del petróleo hoy no impone ningún límite al desarrollo de la industria petrolera", dijo Shmatko.

Rusia y la OPEP iniciaron un acercamiento el año pasado, pero la relación se tensionó desde entonces. Ningún país externo al grupo fue invitado a la reunión de esta semana como observador.

"No queremos estar esperando y preguntándonos si seremos invitados a la próxima reunión", dijo Shmatko. "Bien de su parte hacer comentarios cuando nuestro representante ni siquiera está allí", ironizó.