6 de agosto de 2009

Ruso Putin en negociaciones de energía con Turquía

Por Orhan Coskun y Gleb Bryanski

ANKARA (Reuters/EP) - El primer ministro ruso, Vladimir Putin, se reunió el jueves con su contraparte turco, Tayyip Erdogan, en unas conversaciones que se prevé reforzarán las ambiciones de Ankara de convertirse en un importante centro energético.

La visita de Putin también se centrará en obtener apoyo turco a un proyecto de ducto de gas natural que Moscú quiere construir antes de otro gasoducto rival promovido por la Unión Europea.

Rusia, que suministra un cuarto del gas natural consumido por Europa, quiere acelerar la construcción de rutas de suministro de gas para evitar el tránsito por Ucrania y otros ex estados soviéticos, después de que mantuvo varias disputas con Kiev en los últimos años.

Un apoyo turco al proyecto del Kremlin le garantizaría tanto la entrega como el suministro de gas ruso. Esa es una promesa que el proyecto Nabucco promovido por la UE, que sigue buscando gas, aún tiene que cumplir.

Las relaciones entre Turquía y Rusia representan casi 40.000 millones de dólares en comercio mutuo, mientras que Moscú provee dos tercios del gas natural que necesita Ankara.

Algunos analistas dicen que los acuerdos que se firmarán el jueves reflejan que Turquía, candidato para ingresar en la UE, tiene mayores ambiciones en la región, más allá de sus alianzas con sus tradicionales socios occidentales.

Un acuerdo marcaría una nueva victoria para Rusia en su lucha por entorpecer la construcción del ducto Nabucco. Si Turquía hubiera rechazado el proyecto South Stream, Rusia hubiera tenido que atravesar aguas pertenecientes a Ucrania.

En julio, Turquía y cuatro países de la UE firmaron un acuerdo de tránsito para el proyecto Nabucco, que Ankara usó para aumentar su poder en las negociaciones para ingresar al bloque.

"Las negociaciones (por South Stream) tan cerca de la firma de Nabucco demuestran que Turquía está dispuesto a seguir participando en todos los frentes posibles para convertirse en un centro energético y en un país estratégico para la región", dijo Wolfango Piccoli, analista del Grupo Eurasia.

Putin voló a la capital turca el jueves a la mañana. El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, iba a sumarse a las conversaciones más tarde para enfatizar el apoyo de su país al proyecto South Stream, concebido por Rusia y la firma italiana ENI.

A las 1013 GMT, las acciones de ENI operaban con un alza del 1,63 por ciento.