7 de agosto de 2009

Sarkozy insta a bancos franceses a revelar planes de bonos

Por Estelle Shirbon

PARIS (Reuters/EP) - El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ordenó el viernes a los bancos del país que revelen sus políticas de bonos tras un escándalo público por los reportes de que algunos operadores iban a recibir grandes pagos este año a pesar de la crisis económica.

Los jefes de los principales bancos franceses fueron citados a entrevistarse con el primer ministro, Francois Fillon, y se les dijo que Sarkozy quería una reunión con ellos el 25 de agosto.

El Gobierno espera que los ejecutivos le informen acerca de los planes de remuneraciones de sus empresas, además de si van a cumplir con sus compromisos de mantener el crédito fluyendo a las empresas y a las familias, según se informó mediante un comunicado de la oficina del presidente.

"El presidente quiere asegurar que los bancos franceses estén siguiendo las reglas acordadas en (la cumbre de) el G-20 en Londres, en particular con respecto a la remuneración", decía el comunicado.

En la cumbre de abril, los líderes del G-20 prometieron implementar "nuevos y estrictos principios sobre pagos y compensaciones".

Sarkozy quiere que el próximo encuentro del G-20, programado para el 24 y 25 de septiembre en la ciudad estadounidense de Pittsburgh, revise el tema y adopte una postura más firme.

Esta semana trascendió que BNP Paribas tenía separados 1.000 millones de euros (1.400 millones de dólares) para la posible entrega de bonos.

Los banqueros dijeron el viernes que no habían hecho nada mal y que estaban siguiendo los lineamientos del G-20.

"Hay un malentendido", dijo Ariane Obolensky, directora general de la federación bancaria francesa.

"Sólo estamos hablando de disposiciones. No se han tomado decisiones acerca de bonos durante el año", dijo en entrevista con la radio France Inter, agregando que los eventuales pagos beneficiarían a todos los empleados y no sólo a los ejecutivos.

A comienzos de este año el Gobierno, los grandes bancos y los supervisores del mercado firmaron un acuerdo que estipulaba, entre otras cosas, que no habría bonos garantizados.

La ministra de Economía, Christina Lagarde, le pidió el miércoles al gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, que revisara lo que están haciendo las instituciones y si están manteniendo sus promesas.

"Hasta donde sabemos, la provisión de BNP Paribas está de acuerdo con los compromisos del G-20", dijo Noyer el vienes tras el encuentro con los ejecutivos de los bancos.

Francia no ha legislado para limitar los bonos, pero un paquete de rescate implementado el año pasado para el sector financiero de 360.000 millones de euros en dinero de contribuyentes, le suma peso moral a la presión del Gobierno.

A la causa de los banqueros no le ayudó que el jueves se hiciera pública una investigación confidencial de las operaciones de Societe Generale, vapuleada el año pasado por un escándalo en las operaciones.

En una aparición en el canal estatal de televisión France 2, el presidente ejecutivo de SocGen, Frederic Oudea, fue sometido a un interrogatorio sobre los bonos. Oudea los defendió como necesarios para evitar que buenos ejecutivos se fueran a rivales extranjeros.

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, consultado sobre el tema en entrevista con la radio RTL, dijo que se habían dado prácticas "absurdas" en el pasado pero que los bonos eran "normales" siempre y cuando estuvieran relacionados con el desempeño.