5 de agosto de 2009

Serie buenas cifras aumenta esperanza repunte G. Bretaña

Por Fiona Shaikh y Matt Falloon

LONDRES (Reuters/EP) - La economía británica avanzó un paso hacia la recuperación el miércoles, tras cifras que mostraron que el sector servicios creció a su mejor ritmo en 17 meses y por un salto en la producción fabril que encendió la esperanza de un retorno al crecimiento.

Un día antes de que el Banco de Inglaterra tome una decisión crucial sobre si inyectar más estímulo dentro de la economía, se conoció que el índice de gerentes de compras de CIPS/Markit sobre el sector servicios subió a 53,2 en julio, cifra que superó los pronósticos y la lectura de 51,6 alcanzada en junio.

El índice alcanzó así su mejor nivel desde febrero del 2008.

El sondeo equivalente sobre la actividad manufacturera de comienzos de esta semana mostró que la actividad del sector creció en julio por primera vez desde marzo pasado.

Los reportes sugieren que Gran Bretaña podría estar emergiendo de la recesión tras la contracción de 0,8 por ciento del segundo trimestre.

Cifras oficiales mostraron el miércoles que la producción industrial creció en junio a su mayor ritmo desde octubre del 2007, ayudada por un aumento en la producción automotriz.

Y hubo evidencia de que el declive del mercado inmobiliario podría estar disminuyendo.

La hipotecaria Halifax dijo que los precios de las casas subieron un 1,1 por ciento en julio y redujo a la mitad su proyección para la caída de los precios de las propiedades este año a un 7 por ciento.

Los funcionarios del banco central enfrentan una compleja decisión sobre si extender o no su programa de compra de activos por 125.000 millones de libras. Existe división sobre si inyectarán más dinero a la economía o esperarán para medir los efectos de los esfuerzos ya desplegados para estimular la demanda.

"La pregunta clave para el banco central es si estas mejoras son sostenibles o si son sólo una corrección tras el colapso en la confianza tras el hundimiento de Lehman el año pasado", dijo James Knightley, economista de ING.

El principal centro de investigación británico, el Instituto Nacional de Investigación Económica y Social (NIESR por sus siglas en inglés), estima que la economía se contrajo mucho menos severamente a comienzos del actual trimestre que en el segundo, estimando una caída de un 0,4 por ciento en los tres meses hasta julio.

Pero muchos economistas reconocen que el empleo seguirá subiendo y que podría incluso tocar el nivel de un 10 por ciento el año próximo.