25 de noviembre de 2013

Sinopec reorganiza refinerías, desvía buques tras explosión

PEKIN, 25 nov, 25 Nov. (Reuters/EP) -

- La principal refinería de Asia, Sinopec , ha recortado la producción en al menos dos de sus plantas de la provincia de Shandong en el este de China después de una explosión en un oleoducto que causó 55 muertes el viernes, dijeron fuentes de la industria.

Los reajustes son parte de una reorganización en las operaciones de refinación en sus plantas después del desastre, que ha desencadenado críticas y una disculpa de Sinopec, que dijo que hará pruebas de seguridad en toda la extensión de su red de oleoductos de más de 30.000 kilómetros.

Operadores petroleros también preveían que Sinopec recortaría sus compras de crudo en tanto se libraban buques petroleros atrasados que se acumularon en uno de los puertos.

La firma ha reducido la producción en su refinería de Qingdao, que tiene una capacidad de 200.000 barriles por día y también ha bajado la producción de lubricantes en la refinería de Jinan, a pesar que no se ha afectado la producción de gasolina y diésel de la planta, dijeron fuentes de la industria.

No estaba claro hasta qué punto Sinopec había recortado la producción en cada planta. La compañía dijo en una declaración en la bolsa el lunes que sus trabajos de refinación operaban normalmente y el suministro de petróleo era estable.

"La producción se ha recortado pero no a gran escala", dijo una de las fuentes con conocimientos directos de las operaciones de las refinerías.

La explosión en el puerto de Qingdao el viernes fue el accidente más mortífero de China Petroleum & Chemical Corp, también llamada Sinopec, y es uno de los desastres industriales más graves registrados públicamente este año en China.

El presidente chino Xi Jinping visitó la ciudad para examinar los trabajos de rescate, se encontró con víctimas y ordenó el lanzamiento de pruebas de seguridad generalizadas en las redes de oleoductos y gasoductos, informó Xinhua.

El accidente, que derivó en derrames de petróleo en el puerto, causó el cierre momentáneo de la terminal petrolera de Qingdao, una de las más grandes de China, lo que interrumpió el suministro de crudo a refinerías en la provincia, que se vieron obligadas a usar existencias.

Si bien el puerto fue reabierto el lunes, el cierre de tres días ha generado una acumulación de buques en la terminal de Huangdao, parte del complejo de Qingdao, lo que llevó a Sinopec a desviar algunos cargamentos a otros puertos, dijeron operadores.

Las compras de crudo también podrían verse afectadas, dijeron operadores.

REUTERS MFF GB