11 de septiembre de 2009

Soldados guatemaltecos vendieron niños durante guerra: Gobierno

Por Sarah Grainger

CIUDAD DE GUATEMALA (Reuters/EP) - Al menos 333 niños y probablemente miles más fueron secuestrados por las fuerzas de seguridad de Guatemala y vendidos en el extranjero durante la guerra civil de 1960 a 1996, reveló el jueves un reporte del Gobierno.

Soldados y policías asesinaron a los padres de los niños, mintieron sobre cómo los habían encontrado y los entregaron a orfanatos estatales para que fueran vendidos a padres adoptivos en Estados Unidos y Europa, dijo el reporte, sustentado por archivos gubernamentales.

Los archivos del departamento de bienestar social de la Presidencia muestran a cientos de niños cuyos padres fueron asesinados por el Ejército o que fueron arrancados por la fuerza a sus familiares, y luego entregados en adopción con documentación falsa.

"Algunas personas involucradas en la organización de estas adopciones convirtieron el proceso en un negocio lucrativo, y con eso en mente le dieron prioridad a las adopciones internacionales", dijo en una rueda de prensa Marco Tulio Alvarez, director del archivo y autor del reporte.

Al final de la guerra en 1996, Guatemala era la segunda mayor fuente de niños para adopciones internacionales, escoltando a China, pero los números han disminuido a raíz del endurecimiento de las reglas de adopción ordenado por el Gobierno en el 2007.

Los investigadores estudiaron 333 casos para este reporte preliminar de las adopciones durante los años más violentos de la guerra -entre 1977 y 1989-, luego de que los archivos fueran abiertos el año pasado por el presidente Alvaro Colom.

Cerca de 250,000 personas, en su mayoría indígenas mayas, murieron durante la cruenta batalla entre varios gobiernos derechistas y los insurgentes de izquierda, que concluyó en 1996 con un acuerdo de paz respaldado por Naciones Unidas.

Grupos defensores de derechos humanos esperan que docenas de personas puedan ser sancionadas en base a este reporte. Se sospecha que podrían existir miles de casos similares pero poca documentación sobrevive como prueba.

Bernabé Gutiérrez tenía tres años cuando su madre fue asesinada por soldados y su padre huyó hacia México en 1980. El y sus tres hermanos fueron cuidados por un sacerdote local, luego separados y dados en adopción.

"(Estoy) muy triste, destrozado, porque es inaceptable que personas entren armadas y le quiten la vida a personas indefensas", dijo Gutiérrez, quien se ha reunido con algunos miembros de su familia biológica, pero no así con su hermano menor que no ha sido localizado.

Un grupo de expertos trabaja en digitalizar y publicar el contenido de un enorme archivo policial que fue descubierto cuatro años atrás en las afueras de la Ciudad de Guatemala en una bodega abandonada.

Los documentos estaban maltratados, cubiertos con polvo y desechos de rata y murciélago.

El archivo, que contiene desde infracciones vehiculares hasta órdenes de aprehensión, podría ayudar a llevar ante la justicia a ex policías que cometieron abusos, asesinatos y desapariciones forzadas durante la guerra.