28 de agosto de 2009

Sondeos muestran que no hay contracción de crédito en Alemania

BERLIN (Reuters/EP) - El Bundesbank dijo el viernes que no veía evidencias de una amenaza de una contracción en el crédito corporativo en Alemania, al tiempo que el instituto de análisis económico Ifo informó un declive en el número de firmas que experimentaron condiciones de crédito restrictivas.

Ambos informes llegan en la antesala de una reunión entre banqueros y el ministro de Finanzas, Peer Steinbrueck, quien teme que las condiciones de préstamos se puedan endurecer más adelante este año o durante el 2010, asfixiando la economía justo cuando este saliendo de la recesión.

El Bundesbank, el banco central de Alemania, dijo que un sondeo a la banca realizado el mes pasado mostró que el gremio no esperaba un declive en los nuevos préstamos en la segunda mitad del año ni en el 2010.

"El aumento de las preocupaciones sobre las crecientes dificultades en el suministro de los créditos necesarios para la economía alemana no es confirmado por las declaraciones de los bancos", dijo el Bundesbank.

Funcionarios alemanes temen que las restricciones en las condiciones del crédito puedan empeorar el próximo año. Los líderes empresariales han dicho que temen que una contracción del crédito afecte a las compañías alemanas en el 2010, justo cuando las empresas busquen financiar la recuperación económica.

Sin embargo, el instituto de investigación Ifo dijo que su sondeo mensual sobre el crédito a cerca de 4.000 compañías mostró que un 44,2 por ciento de los consultados describieron las condiciones de los préstamos bancarios como restrictivas en agosto, por debajo del 45,1 por ciento que consideró lo mismo en julio.

El sondeo abarca sectores manufactureros, de construcción y de ventas minoristas y mayoristas.

El Bundesbank dijo que los bancos más importantes del país esperan un desarrollo cauteloso en sus actividades de préstamo, mientras que los bancos de menor tamaño esperan crecer.

Steinbrueck dijo el miércoles que analizaría medidas para mejorar la asignación de créditos a las empresas.

Los bancos enfrentan ajustadas condiciones de capital y está analizando con cautela a sus clientes potenciales para evitar repetir los errores cometidos en los años de créditos a bajos costos que desencadenaron la crisis financiera.

El Banco Central Europeo también ha tratado de estimular los préstamos bancarios mediante un programa para comprar bonos cubiertos por 60.000 millones de euros y mediante la inyección de grandes cantidades de efectivo en los mercados de capital.

(Paul Carrel)